domingo, 29 de noviembre de 2009

Los libros, los libros... Siempre a vueltas con su no sé qué

7 comentarios
Los aspectos estilísticos no parecen ser una preocupación de los regímenes totalitarios. Más bien prefieren lo soso (y machacante). Si se trata de libros, no se afligen porque en las librerías se disponga o no de textos con valores literarios. (Lo mismo cabe decir de las existencias en las bibliotecas.) Pero –¡ay!– no pasan por alto el contenido de los mismos y ni siquiera se permite la simple posesión de semejantes objetos, cuando se habitan lugares en los que se practica la represión y se procede a la reeducación (léase los presidios). Siguiendo con nuestra costumbre de ilustrar con documentos de época lo que aquí afirmamos, transcribimos a continuación un mandato, de 1938, promulgado en plena euforia franquista:
«Prisión Central de Pamplona. Orden de la Dirección.
Haciendo uso de las facultades que me confieren las disposiciones vigentes, en el día de hoy he dispuesto: El Sr. Jefe de Servicios ordenará que por los funcionarios encargados de los distintos departamentos se proceda a la inmediata recogida de TODOS los libros que se encuentren en poder de los reclusos, los cuales los entregarán con una relación firmada por ellos, haciendo constar los títulos y autores de los mismos. Al hacerse cargo de ellos los funcionarios, harán saber a los reclusos, que si una vez hecha la recogida de libros se encontrara alguno en su poder, será corregido severamente.
Una vez que se haya hecho la recogida de dichos libros, el Sr. Jefe de Servicios los entregará en esta Dirección, juntamente con las relaciones firmadas por los reclusos.
Pamplona, 4 de octubre de 1938 (III Año Triunfal). La Dirección.»

[Este y otros documentos relacionados con el mundo del penal, se hallan en el cedé que acompaña a la obra de Félix Sierra e Iñaki Alforja, Fuerte de San Cristóbal, 1938. La gran fuga de las cárceles franquistas (Pamiela, 2005).]

jueves, 26 de noviembre de 2009

Barrios y Bibliotecas

5 comentarios
Los barrios en las ciudades suelen ser espacios escasamente agradables o, cuando menos, anónimos. Coches por todos los sitios, suciedad en aceras y esquinas –¡esos perros y perras!–, tiendas que van cerrando, escasez de lugares en donde reunirse el vecindario (salvo bares para hombres), gente que los poblamos sometida a horarios inclementes (de trabajo o de paro). Mal humor. Cada cual por su lado. Consecuencia: el barrio nos engulle.

En este ambiente de fondo, aparece de vez en cuando algún grupo de personas (por lo general, jóvenes) que se plantean el poder salir de los círculos viciosos en los que se mueven los barios. ¿Qué se puede hacer? ¿Qué camino seguir? ¿Por dónde empezamos? Pues construyendo prácticas liberadoras. Autogestión. Y para ello es necesaria la participación activa del personal. No es de recibo organizar eventos a la manera tradicional: ponentes y oyentes, quien da y quien recibe.
Por ello, una de las medidas que ponen en marcha estos grupos es la de habilitar espacios en los que se cree cultura y se difunda, en los que pueda discutirse sobre la realidad circundante. Y entre ellos figuran las bibliotecas. La última de la que tenemos noticia es la Biblioteca Autogestionada La Chiquita, en el madrileño barrio de Tetuán, ubicada en el espacio ocupado La Enredadera (C/ Anastasio Herrero, 10). Para el día de la inauguración –27 de noviembre– han elegido adentrarse en la que fue una de las editoriales alternativas de su época, Ruedo Ibérico (de la que nos ocuparemos en otra anotación).
Le deseamos una larga andadura, alejada de las jerarquías –ayudantes, auxiliares y esas historias– y de las orientaciones y decisiones políticas.

martes, 24 de noviembre de 2009

LAS DOS CARAS DE LA MONEDA

5 comentarios

Ya sabemos que las cosas no son siempre lo que parecen y casi siempre parecen lo que son.

Ay! este gugle..., en fin, aquí tenemos la opinión de un bibliotecario que se siente engañado y que piensa que el futuro de la biblioteca va a tender más a servicios sociales que a otras cosas, a saber, todavía me veo dando cursillos de primeros auxilios (perdón que ya los he dado) de atención psicológica a personas con problemas (estamos en ello todos los días), de atención primaria (lo mismo, ¡quita niño que tienes un catarro espantoso a ver si te curas de una vez y dejas de traer mocos a la biblio!), de autoayuda (ese para mi).

Fuente: abc

domingo, 22 de noviembre de 2009

Externalizar, ¿servicio bibliotecario o fraude?

3 comentarios
La Comunidad de Madrid anuncia que va a extender el préstamo bibliotecario colectivo a centros de mayores, escuelas y hospitales (precisamente, una de las medidas que reivindicábamos aquí hace unos días). Para ello anuncia una suculenta partida bibliotecaria.
Hasta aquí todo aceptable (e incluso laudable). Los problemas aparecen en la segunda parte, pues el gobierno comunitario madrileño dice que externaliza estos servicios. Es decir, que pasan a ser gestionados por la empresa privada, si bien tendrán que contar con personal ligado a la biblioteconomía entre sus recursos humanos. (Lo de externalizar es uno de esos términos a los que nos está acostumbrando la forma actual de gestionar las bibliotecas; grandilocuentes palabras para esconder realidades estrechas).

Mirado en frío, hay quienes opinan que el asunto no es trascendente, que lo que interesa es que estos servicios bibliotecarios se realicen, los cubra quien los cubra. Contemplado de cerca, sin embargo, no resulta así, pues la mayoría de las veces suponen un encarecimiento a las cantidades desembolsadas por la Administración pública -vamos, que la empresa privada lo que desea es el beneficio- y, paradójicamente, una merma en la calidad de lo ofertado. Por si fuera poco (en consecuencia con su ideal emprendedor), someten al personal a contratos algo leoninos en los que tanto el horario como el sueldo está en desventaja con lo que se contempla en el funcionariado (o personal laboral público), lo cual suele llevar a una continua renovación de personal (que, en cuanto puede, huye de estos trabajos).

La noticia la hemos tomado del blog que lleva Hipólito Matías en Recursos Bibliotecarios.

viernes, 20 de noviembre de 2009

NO, A LA PORNOGRAFIA INFANTIL

4 comentarios
Esta fecha se dedica en internet a luchar contra una de las peores lacras de la humanidad, la pornografía infantil y todas sus consecuencias, el abuso, violación, maltrato incluso asesinato de niños, los más débiles e inocentes, lo que hace de este crimen algo tremendo, horrible, cobarde, asqueroso y sobre todo INHUMANO.
Estos marranos, delincuentes, criminales, depravados, utilizan estas palabras en sus búsquedas: "angels", "lolitas", "boylover", "preteens", "girllover", "childlover", "pedoboy", "boyboy", "fetishboy" o "feet boy".
En castellano, ángeles, lindos bebés, niños calientes, niños amorosos... habrá más términos que busquen, pero añadiendo estos a nuestras entradas, se van a topar con un montón de acusaciones y reprimendas por cerdos y criminales, porque han de saber que la pornografía infantil ES UN DELITO.
Desde Burgostecarios, condenamos y gritamos NO A LA PORNOGRAFÍA INFANTIL.
NO AL ABUSO SOBRE LOS MENORES, SI A LA VIDA.

jueves, 19 de noviembre de 2009

TOC,TOC, ¿SE PUEDE? SOY LA NUEVA GRAMÁTICA ESPAÑOLA

5 comentarios

Los dos primeros volúmenes de la "Nueva gramática de la lengua española" saldrán a la venta en España e Hispanoamérica el próximo 4 de diciembre, según han anunciado hoy la Real Academia Española, la Asociación de Academias de la Lengua Española y la editorial Espasa. "La Nueva gramática, una obra monumental que han preparado durante 11 años las 22 Academias de la Lengua Española y que, por primera vez, muestra el español que comparten los hispanohablantes y las diferencias de cada zona, será presentada el próximo 10 de diciembre en un acto presidido por los Reyes en la sede de la RAE.
"limpia, fija y da esplendor"

Fuente: El País

domingo, 15 de noviembre de 2009

Marcapáginas. Hojas del árbol caídas...

5 comentarios
«Caminaba, en la mañana, enfrascada en las historias de Pennacchioni, salpicadas de anécdotas concernientes a la lectura, a los peligros en la enseñanza de las oraciones subordinadas, al aprendizaje (necesario) de las sutilezas del idioma, a los pequeños detalles que suceden en torno al amor o al rechazo hacia la palabra escrita. Desvió la mirada de las páginas del libro y, sin pretenderlo, la encontró en un arriate alfombrado con hojas de ginkgo, en las patas de ganso de primoroso amarillo. “¿Cuál elijo? Esta. No, no, esa otra, pues esta tiene unas pintas marrones. No sé, no sé. Así, de pronto, me parecen todas iguales. ¡Huy, a que no acierto! Venga: a la una, a las dos y a las tres”. Los ligeros surcos en abanico hacia el arco lobulado quedaron atrapados –el peciolo ligeramente curvado– entre las páginas ochenta y dos y ochenta y tres de Mal de escuela.
Descansaban entre el cielo y la tierra. Tumbadas a lo largo de la ribera, imbricadas; procedían de los tilos, los fresnos –esas hojas múltiples, árboles en miniatura–, los abedules, los chopos… Al final, fueron dos pequeñas hojas de álamo las que hicieron de zarcillos entre 60 poemas de Emily Dickinson (Un encanto reviste una cara / imperfectamente entrevista / la dama no se atreve a levantar el velo / por miedo de que se desvanezca / pero escudriña más allá de su red / y desea, y no acepta, / no sea que la entrevista anule un deseo / que esa imagen satisface).


»El atardecer se asomaba. El viento era frío y agradable. El chaquetón bien cerrado, el pañuelo rodeando el cuello. La aristocracia de las Dos Sicilias se resistía a desaparecer en el argumento de El gatopardo e ingeniaba recovecos por los que acceder a las estancias de la nueva cara del Poder. Las recientes lluvias habían reverdecido la hierba, resaltando el verde en contraste con los pardos otoñales que salpicaban el suelo. A unos pasos del sendero, casi en penumbra, sorprendía el color vino de las hojas rodeando un arce; las crestas puntiagudas de una de ellas fueron a parar –el peciolo vuelto sobre el envés– entre las correrías de los camisas rojas de Garibaldi a las puertas de Palermo.


Satisfecha, caminando hacia casa, reparó en las abundantes borlas rojas que adornaban las satinadas hojas de un pequeño acebo. “Vendrían muy bien –pensó– para honrar la memoria de quienes aparecen en Testimonio de voces olvidadas”.»



[Sin duda, en vez de tantas estadísticas y controles de calidad, las bibliotecas tendrían que dedicarse en otoño a recoger hojas y confeccionar marcapáginas.]

viernes, 13 de noviembre de 2009

NO ME ATREVO A DECIR QUE UN LIBRO ME "HA ENGANCHADO"

9 comentarios

Cuidadín, cuidadín, vaya usted a saber lo que los servicios secretos o alguna autoridad puede llegar a entender, sin ir más lejos en Rusia el escándalo se desató después de que una bibliotecaria de la pequeña ciudad de Orsk, en los Urales, denunciara en su blog en Internet que las autoridades habían enviado a las bibliotecas una lista de 37 libros que se recomendaba no entregar a los lectores. La Lista de obras que contienen elementos de propaganda y publicidad de narcóticos y sustancias psicoactivas fue difundida por el Departamento de Cultura del Ayuntamiento a instancias de la oficina local del Servicio Federal de Lucha Antidrogas ruso (SFLA).

Entre los autores proscritos figuran el español Pérez-Reverte con La Reina del Sur, una historia de narcotraficantes ambientada en México y en el estrecho de Gibraltar, y el clásico estadounidense Tom Wolfe con Ponche de ácido lisérgico.

Les hacen compañía los también estadounidenses Burroughs con Queer y Hunter Thompson con Miedo y asco en Las Vegas, el británico Alex Garland con La Playa y el escocés Irvine Welsh con Porno, Escoria y The Acid House.

La lista incluye asimismo obras de ciencia ficción, como Una mirada a la oscuridad del clásico estadounidense Philip K. Dick, y Jim Morrison's Adventures in the Afterlife del británico Mick Farren.

Entre los autores rusos figuran el escritor Mark Levi con la obra Novela con la cocaína, publicada en 1935 bajo el seudónimo de M. Ageev y que inicialmente fue atribuida a Vladímir Nabókov, y la periodista y novelista moderna Linor Goralik con Niet...

Aunque ante la protesta de la prensa mediática han considerado esta lista como una "recomendación", todo esto da mucho que pensar, el hombre por mucho que pase el tiempo, los años, los siglos siempre es igual, muchas cosas sólo cambian aparentemente.

Fuente: El País

jueves, 12 de noviembre de 2009

Los premios literarios en la niñez, ¿aconsejables?

6 comentarios
Las historias que nos cuentan (o que contamos), cuando van salpicadas de rasgos autobiográficos ganan mucho en interés y, ya a las primeras palabras, cautivan nuestra atención. Internet tiene la particularidad de permitirnos acceder a muchas de estas narraciones, dotadas en algunos casos, por demás, de notable calidad literaria.

Uno de estos relatos lo hallamos en el sitio de Leopoldo Perdomo y lleva por título El niño pobre. Háblase en él de un pequeño Demóstenes al que su tío quincallero le transmite el don natural de la palabra que dicho vendedor ambulante poseía. [Como puede apreciarse, los ingredientes del inicio de la historia prometen.] Este don, por contra, convertirá al pequeño en un incansable contador de historias, bastante pesado, del que huye la gente que vive a su alrededor. En su aislamiento se da a la escritura, vicio solitario censurable. Pero hete aquí que un maestro furibundo, en un ataque de autoridad, le arreó un bofetón y, con ello, le confirió el prestigio que lo salvaría de su aislamiento.

No siempre, pues, los premios literarios son nefastos, pues te pueden convertir en un palabrero/a con estima.

martes, 10 de noviembre de 2009

MELODIAS ROTAS AL SOÑAR UNA VIDA MEJOR

7 comentarios

Hay situaciones que pasan rozando nuestra vida y observamos lateralmente porque duele pensar cómo sobreviven en nuestra tierra sin papeles, sin medios porque no consiguen trabajo... quizá sus estancias en la jaula les reconforte ante la posibilidad de un crudo invierno sin calor, sin comida pero quizá su delito no sea tan grave como para pasar varios meses en la cárcel.

Me quito el sombrero ante determinadas iniciativas, un grupo de personas integrado por jueces, fiscales, abogados, secretarios judiciales, actores y artistas varios ha solicitado el indulto de más de 50 "manteros" que están cumpliendo penas de varios meses de cárcel, mientras tanto están recaudando dinero para pagar las multas, a las que hay que añadir la indemnización para la $GAE... creo que en el mundo hay todavía gente muy buena y muy maja, incluso cuando trabajan con una manta.
Fuente: el mundo

lunes, 9 de noviembre de 2009

Bibliotecas en los hospitales

7 comentarios
Sí, ya conocemos los magros presupuestos con los que cuenta Cultura y la cultura. Nos topamos diariamente con los inconvenientes que ello conlleva (en los medios utilizados y en los sueldos de quienes trabajan a pie de biblioteca). Pero hoy queremos llamar la atención sobre la inexistencia de servicios bibliotecarios en los hospitales para pacientes y para acompañantes, muchos de los cuales no residen en las localidades donde se ubican las instalaciones hospitalarias.

Resulta curioso que en un lugar en el que tendría que reinar el silencio, sea tan fácil acceder a aparatos ruidosos como la televisión (casi siempre puesta a un volumen considerable) y, por el contrario, no se propicien actividades de recogimiento como la lectura. Los centros hospitalarios suelen contar con una biblioteca-hemeroteca al servicio del personal profesional que trabaja en los mismos, pero su acceso está vetado a quienes reciben atención médica allí y a quienes tienen la necesidad de acompañarles.

¿No podría haber un espacio habilitado con mesas y sillas, dotado de estanterías con libros e, incluso, con posibilidades de conectarse a internet? O, en caso de imposibilidad, ¿no podría tenerse un servicio de biblioteca móvil en estos lugares? Seguro que, de haber voluntad, se encontrarían variados modos de atender a esta necesidad, que lo es para muchas personas.

Apostamos porque las recuperaciones serían más rápidas.

viernes, 6 de noviembre de 2009

LAS SERPIENTES CIEGAS

5 comentarios
El guionista Felipe Hernández Cava y el dibujante Bartolomé Seguí fueron galardonados ayer con el Premio Nacional de Cómic por 'Las serpientes ciegas', un premio dotado con 20.000 euros cuyo objetivo es distinguir la mejor obra de cómic publicada en cualquiera de las lenguas del Estado español en 2009.
Por supuesto más importante que la cantidad en sí , es la repercusión que tendrá para los premiados y para el mundo del cómic en general.

El Premio Nacional de Cómic fue establecido en el año 2007 por el Ministerio de Cultura.
El primer galardonado fue Max, por su obra "Hechos, dichos, ocurrencias y andanzas de Bardín el Superrealista" ,y el año pasado fue Paco Roca quién nos sorprendió gratamente con "Arrugas".
Hemos hablado en muchas ocasiones en el blog de las decepciones que nos llevamos al leer un libro premiado, no fue así con Arrugas, cuyo cómic me atrevo a recomendar a quienes aún no han tenido el placer de leerlo.

Las serpientes ciegas nos sitúa en Nueva York en el año 1939 y la acción se entremezcla con los últimos coletazos de nuestra guerra civil. No quiero desvelar más datos pero como siempre se encuentra entre nuestras estanterías.

Por supuesto felicidades a los dos.




Fuentes: AFP

jueves, 5 de noviembre de 2009

SI SÓLO LO VES ROBARLO DIFICIL ES

9 comentarios

Esto es lo que probablemente pensarán y con razón los responsables de Bibliotecas Públicas expoliadas por el ladrón del cúter, el cual se agenció en su día importantes documentos de valor incalculable, como mapas de Ptolomeo (abstenerse chistes fáciles), ya que incalculable es el valor de la cultura.

El Ministerio de Cultura ya ha recuperado 67 documentos robados... no está mal, pero todavía la operación "Biblión" sigue abierta.

En pequeñas bibliotecas los robos son a pequeña escala, pero haberlos haylos, sin ir más lejos el otro día fueron expoliadas unas 10 revistas para arrancarlas de cuajo todo aquello que se pareciera a un póster, cuando las interfectas pasaron por el arco pitaron más que un árbitro de fútbol... y según palabras literales "es que se habían caído solas"... viendo el resultado como habían quedado las revistas, esta excusa cayó por su propio peso, a pesar de que la madre creía a sus polluelas a pies juntillas, en fin...

Puede que el ladrón del cúter también estuviera en nuestra humilde biblioteca a juzgar por las siluetas recortadas en "Sport Life" , aunque me hace dudar la poca precisión del recorte que atravesaba unas 5 páginas más... no, creo que este ladrón de guante fino no es el que buscaba la policia, aunque yo apunto este hecho por si fuera reseñable.

A propósito del título, que me voy por las ramas, si todo estuviera digitalizado se evitaban los robos, así que, ¡hala! a digitalizar todo y un problema menos.

Por cierto, he empleado aposta, jeje, varias expresiones o frases hechas, no se si son correctas o no, pero es que me pica la curiosidad.


Fuente de lo del robo: abc

domingo, 1 de noviembre de 2009

Versos y Memoria. Realidad y Ficción

4 comentarios
Anna Ajmátova (1889-1966), poetisa de origen tártaro –familia Ajmat–, nacida cerca de Odesa, se educó en Kiev y en San Petesburgo, donde se asentó. Allí casó, tuvo un hijo y, en 1912, publicó su primer libro de poemas: La noche. Bien situada, la revolución de 1917 supuso para ella (y sus seres queridos) un calvario hasta el día de la muerte. Se dice que Anna enloqueció de tanto peregrinar a la puerta de cárceles, mientras anhelaba la libertad de quienes amaba. Lev, su primer hijo, fue deportado a Siberia con apenas doce años, una vez que su padre fuera fusilado.

Escasos fueron de ahí en adelante los momentos dulces que conoció. Entre ellos se cuenta el encuentro con Isaiah Berlin en 1945; encuentro que duró veinte horas (dando lugar –como dice Anna Caballé– a uno de los amores más fugaces de la historia de la literatura) y que le dejó perenne huella.

Réquiem es el poemario más emblemático de Ajmátova. Compuesto en los últimos veintiún años de vida, corría el peligro de quedar olvidado, ya que estaba prohibida su poesía. Era comprensible, por otro lado, que no quisiera guardar manuscritos que pudieran ser hallados en un registro policial, comprometiendo así a su hijo encarcelado. Por ello, eligió a once personas que memorizaran los versos. Las once lo hicieron y, después, recordaron los mismos. Hoy nos estremecen.

Jamás busqué refugio bajo cielo extranjero,
ni amparo procuré bajo alas extrañas.
Junto a mi pueblo permanecí estos años
donde la gente padeció su desdicha.
[…]
Cayó la palabra de piedra
sobre mi pecho aún con vida.
No es nada, siempre supe que sería así.

Versos bálsamo, de extraordinaria musicalidad, delicado ritmo y metro singular.

Seguro que el gesto de preservar el poemario nos suena.
[Es cuadro es un retrato de Modigliani.]