domingo, 20 de diciembre de 2015

Herencias y Equilibrios (en los Documentos)

La teoría, amigo mío, es gris, pero el árbol de la vida es verde (algo así dice el Fausto de Goethe)
La semana pasada una pareja amiga me invitó a comer a la casa del pueblo. Les ha tocado en herencia y la están arreglando un poco, más bien haciendo limpieza y pintando. En el desván han salido unas cajas con papeles y libros y, como saben que me atraen los documentos, antes de ofrecerlos al trapero me lo han comentado por si quiero quedarme con algo. Hay algunos ejemplares valiosos y les he sugerido que, en vez de llevármelos o venderlos al peso, que los depositen en alguna de las bibliotecas públicas.
Una de las cajas está con recortes de periódico y, en este archivo vertical, me ha llamado la atención un artículo titulado Orígenes del guerrerismo, del que extraigo algunos párrafos. Lástima que no anotaron el nombre del periódico. Solo se ve la fecha, 12 de mayo de 1915, y el número de página, la 3.
Dice así: «Todo en la vida es equilibrio. El Universo infinito es un equilibrio de masas y de fuerzas. La bondad es un equilibrio de amores. La belleza es un equilibrio de formas y matices. La verdad es un equilibrio de conocimientos. La justicia es un equilibrio de apreciaciones y de repartos. La libertad es un equilibrio de relaciones sociales. El bienestar es un equilibrio de autonomías individuales y de necesidades satisfechas. La salud es un equilibrio de consumos y de reposiciones y de producciones. Todo cuerpo es un equilibrio de átomos. Todo ser viviente es un equilibrio de células y de tegidos [sic] y de órganos. Toda evolución es un equilibrio de potencias y de funcionamientos. Toda revolución es una tendencia al equilibrio. El orden, no el mentiroso de hoy, sino el ciertísimo que ha de venir segura y fatalmente, será la sucesión de todos los equilibrios.
»El más completo ser humano, en su aspecto psicológico, está elaborado de modo integral sobre el equilibrio entre la razón y el sentimiento. Por lo general, el desequilibrio ha sido y es ocasionado por la preponderancia del sentimiento sobre la razón. […] Con especialidad, hay que poner interés decidido en concluir con esa oratoria aparatosa y efectista, que arrebata pero no persuade, que sugestiona pero no liberta, que hace exclamar al auditorio “muy bonito y muy elocuente”, en lugar de hacerle decir “tan convincente, como bello y como bueno”».
Me han rescatado para comer, a hora ya tardía. En los postres hemos divagado sobre los equilibrios y las sorpresas de las herencias. Los equilibrios relajan.

[La obra primera son equilibrios de Bill Dan con rocas; la segunda es de Luz Letts, peruano].

12 comentarios:

  1. Me encanta este post.
    Me encantan los documentos viejos, tanto fotográficos como escritos. Que este texto sea de 1915 me fascina. El texto es buenísimo y lleva muchísima razón en mi opinión. Pero yo le añadiría algo que entonces no tenían: hoy día tenemos el desequilibrio de la vida real y la virtual ( además de otros). Hay que tener cuidado, cada vez más gente está literalmente enganchada los móviles, internet y redes sociales.
    Un beso y Feliz Navidad :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, mujer. En efecto, el texto tiene música y verdad, algo que no siempre se consigue.

      Besos y Felices días.

      Eliminar
  2. Um belíssimo post e um excelente blog do qual já sou seguidora.

    Voltarei sempre que me seja possível.

    Besitos

    ResponderEliminar
  3. ¡Cuánto enseñan los textos!

    Felices Fiestas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que sen felices. Ya continuaremos aprendiendo.

      Saludos.

      Eliminar
  4. Muy buen post, me ha gustado mucho, me quedo siguiendote y te invito a mi blog, nos leemos;)
    http://estoyentrepaginas.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Cristina.

      De acuerdo en lo que dices. Nos visitamos.

      Eliminar
  5. Toda revolución es una tendencia al equilibrio", dice el articulista, lo que dice mucho de él, pues seguramente desde el extremo opuesto le dirían que toda revolución es palmariamente una ruptura del mismo. Pero lo que más me ha llamado la atención es esa alerta que nos aconseja dicho autor contra los discursos de oratoria "que arrebata pero no persuade, que sugestiona pero no liberta". Esto debería de aplicarse con radical rigor. Entonces muchos políticos, de todos los colores (pues quiero estar convencido de que hay buenos políticos en todos los ámbitos ideológicos), se quedarían sin discurso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un texto curioso. De alguien que tiene ante sí una guerra mundial y es contrario a la utilización de las armas.

      Si aplicáramos la lógica con la política...

      Eliminar
  6. Qué maravilla Ignacio, encontrar esos papeles y libros. Por lo que leo, podría ser un artículo relacionado con la Teosofía, uno de cuyos lemas es: No hay religión más elevada que la verdad. Igual los libros pueden ayudar por dónde iba la persona que recortó ese artículo de 1915.

    Un fuerte abrazo!!

    ResponderEliminar
  7. Seguramente tengas razón, U-topia, la Teosofía estaba muy presente en esos años en los movimientos progresistas. Parece que el artículo se refiera a la primera guerra mundial.

    Un abrazo y que disfrutes.

    ResponderEliminar

Nos encantan los comentarios y que nos cuentes lo que quieras.