lunes, 7 de febrero de 2011

La canción de las redes sociales ¿cambio?

Esta mañana escucho la canción de Tote King

Deja un comentario divertido, /
etiqueta-me, agrega-me, quiero ser tu amigo /
¡Cuántos amigos y qué originales!
[…]
¡Cierra el puto Facebook ya!
Woo Woo
¡Cierra el puto Tuenti ya!
Woo Woo
¡Cierra el puto Twitter ya!
Woo Woo



Resulta muy fácil alabar las redes sociales −rápidas, extensas…−, que con un simple clic nos relacionan con otra gente. Y, al tiempo, resulta muy fácil denostarlas −inmediatez, ego, irreflexión…−, pues nos convierten en entes sin rostro.

Podría convencerme hacia su uso, diciéndome que las redes en sí son neutras, que su valía depende de cómo se utilicen. Pero no es así. En el barco de La Vela Blanca sabemos que tan importante es tener los remos en las manos como sujetar el timón. Y en los programas de estas redes esto no sucede; no sabemos dónde está el timón, no decidimos su configuración, sus posibilidades, el destino de lo que incorporamos a ellas.

Podría consolarme con Walter Benjamin al saber que las redes no pueden captar el aura de lo que sucede, no pueden atraparnos en lo esencial; pero sé que sí queda ahí mi impronta y que ella se sumará a la del resto de la gente, dando como resultado algo muy distinto a todas/os nosotras/os: una empresa medida en euros o dólares, que es objeto de transacciones multimillonarias. Facebook se valoraba a fines de 2010 en 33.700 millones de dólares. Telefónica compró Tuenti en ese mismo año por 70 millones de euros. Me conmueva saber que, al menos, soy un trocito de Mercancía.

Y continúa la canción:

¡Oh, quiero star en toos laos! ¡Toos laos! /
Mamáaaaa /
¡Quiero star en tos laos! ¡Toos laoos! /
Papáaaaaa /
¡Quiero star en tos laos! ¡Toos laoos! /
¡Y poner mi foto en grande y mi estado de ánimo!

13 comentarios:

  1. ¡Guauuuu! voto por esa canción para que nos represente en Eurovisión, es de lo más, chico.
    Joder, me parece que(voy a generalizar) se nos está yendo la cabeza. Yo aún no tengo ni Facebook ni Tuenti ni Twitter (para escribir los nombres he tenido que mirar en la entrada). Quién sabe, lo mismo me libro, o no.
    Por ahora me sobra con el blog, con leer y comentar, se me va media mañana, no tengo tiempo para escribir nada en el mío. Como decía aquél "manda huevos".

    Un beso.

    ResponderEliminar
  2. Vale, Elena. Yo tampoco estoy en esos lugares. Y no sé si me pierdo algo. Andamos por otros lugares.

    Un beso, también, para ti.

    ResponderEliminar
  3. El asunto es complicado, a mi también me da mucho miedo, eso de que cualquiera te pueda encontrar en la red y además ver las fotos de la fiesta del viernes donde se te fue la mano..., ja ja
    Vamos que es como todo depende de para que lo utilices y como, de lo que no tengo ninguna duda es de que hay que ponerse las pilas y subirse al tren porque es el futuro, es lo que pide la sociedad y una herramienta para nuestro trabajo.

    ResponderEliminar
  4. Bien, Ayla, entonces colgaremos las fotos del trabajo. ¿No estará mál, no?

    ResponderEliminar
  5. Las tecnologías web 2.0 permiten comunicarnos con personas que habíamos perdido la pista: antiguos compañeros de facultad, conocidos que hicimos en aquel congreso... Eso es fantástico, aunque yo tampoco las uso regularmente, pero es verdad: no hay que perder el tren de la modernidad

    ResponderEliminar
  6. Yo no sé si es paradójica esta anotación. No veo mayor diferencia entre el facebook y una bitácora. ¿Delato por ello que he perdido irremisiblemente el tren?

    ResponderEliminar
  7. Lo que yo veo es que es el siguiente vagón del tren, tiene sus pros y sus contras, yo que llevo tiempo en facebook veo muchas ventajas, familiares, estrechar lazos con los hermanos, primos... sobre todo cuando viven en otra ciudad o país, con el trabajo porque el nivel de contacto es mucho mayor y a la hora de pedir ayuda, colaboración, compartir experiencias laborales es inigualable, es como si quisieras saber que hace alguien que quieres, o que admiras o que te gusta como trabaja... en un momento dado y siempre pensaste ¿si tuviera una ventanita? pero claro no en mal plan, si no todo lo contrario..., he retomado contacto con gente que no sabía que era de su vida y estaba realmente interesada en ellos... para mí en ese aspecto es mágico.
    El blog es diferente, para mí también fantástico y más si no quieres formar parte de una red, o por miedo o por ignorancia o por que a uno no le da la gana, o porque el conocimiento y uso de internet es más reducido, es perfecto, y yo soy partidaría de su continuación porque para mí en su día fue un genial descubrimiento (como lo es ahora facebook). ;)

    ResponderEliminar
  8. Sí, Doña Jaimita, sirve para eso que no tenemos tiempo en la vida diaria.

    ResponderEliminar
  9. ebge, seguramente es paradójica la anotación: la bitácora y facebook son, en un sentido, parecidos.

    ResponderEliminar
  10. Mafi, una buena batería de argumentos a favor de las redes sociales.
    Las dos realidades están ahí: la ventana (pero no en mal plan) y la mercancía.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  11. Muy buena, escuche la canción no hace mucho y me encantó porque viendo a los jóvenes que se nos acercan, la canción da en el clavo.

    Está claro que todo depende de como lo utilices y como lo veas, pero opino como Elena que también se nos ha ido un poco la pinza, yo sigo prefiriendo una cervecita "in person", aunque está claro y es evidente que tiene la ventaja de que salva las distancias, vamos que para gustos los colores y que conste que tengo cuenta en Facebock y Tuenti aunque las tengo muy abandonadas, tampoco es que tenga mucho tiempo para dedicar a Internet

    ResponderEliminar
  12. Hola, Nadia. Jugosa y extensa aportación.

    ResponderEliminar
  13. Porque no has oído la Canción del Pedo. Voto a Bríos que existe.

    ¿Cotizará facebook en bolsa? ¿Será el causante de la burbuja inmobiliaria y la crisis económica? Es que tiene un parecido...

    ResponderEliminar

Nos encantan los comentarios y que nos cuentes lo que quieras.