martes, 31 de mayo de 2016

Cuernos de oro. Pues sí, son rentables las bibliotecas

Hace unas entradas comentábamos el mazazo que supone para los barrios de Burgos la merma del presupuesto para las bibliotecas municipales durante 2016, que ha bajado de 250.000 euros a 150.000. Sería cómodo aducir, ante ello, que la política no tiene en cuenta a la cultura (que no controla) e, incluso, siente un cierto temor ante el hecho de contar con una ciudadanía crítica e informada. Pero no lo vamos a hacer aquí. Diremos, sencillamente, que ya se cuenta con un estudio, validado por índices reconocidos, en el que se afirma que lo invertido en bibliotecas repercute a la sociedad entre un 3,49% y un 4,66%. Es decir, cada euro del que disponen las bibliotecas públicas lo convierten en 4. Una mina de oro.
Realizado con la colaboración de la Subdirección General de Coordinación Bibliotecaria (MCU) y del Servicio de Bibliotecas de la Comunidad Foral, se ha presentado El valor de las bibliotecas. Informe de resultados, estudio de impacto socioeconómico de las bibliotecas en Navarra, en el que se concluye lo mencionado. Por un lado se basa en la apreciación de indicadores del método ROI (Retorno de Inversión, Return on Investment) y, por otro, en encuestas a cerca de 5.200 usuarios.
Pero no solo debe tenerse en cuenta el lado económico. Hay otra serie de valores, señalados por quienes han participado, que redundan en aspectos tan reseñables como la igualdad de oportunidades en el acceso a la información, la necesaria sociabilidad, la creación de espacios de encuentro, los grupos de lectura o escritura, el desarrollo temprano de la infancia, la confluencia con ámbitos educativos. Todo ello en un momento en el que un 28% de la población está en riesgo de pobreza, es decir, no pueden hacer frente a gastos que no sean de supervivencia material.
La utilidad de lo útil. El espíritu. La posibilidad de mejorarnos.
[El rostro es del peruano Tito Monzón].

6 comentarios:

  1. Era algo necesario un estudio como el presente.

    Aunque... es posible que no sea leído por quienes deciden esos presupuestos.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya, Anónimo, la lectura detenida exige...

      Saludos.

      Eliminar
  2. Para Borges la biblioteca era el paraíso. Yo le creo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Efectivamente, Anuar, un paraíso. Tal vez tengamos suerte y se perpetúen.

      Saludos

      Eliminar
  3. ¡¡Vaya!! Se calcula y se mide todo, no pensaba que fuera posible medir lo que revierte en la sociedad una biblioteca. En todo caso, las bibliotecas para mi son los templos civiles de saber, una sociedad sin bibliotecas es una sociedad perdida, caótica, ignorante, manipulable.
    ¡Qué vergüenza esa disminución de las inversiones!

    Me encanta ese rostro, voy a ver qué encuentro del autor.

    Un abrazo!!

    ResponderEliminar
  4. Coincidimos, U-topia, en la apreciación sobre las bibliotecas y... sobre el rostro.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar

Nos encantan los comentarios y que nos cuentes lo que quieras.