lunes, 7 de marzo de 2011

CARNAVAL CARNAVAL

Muy poco tienen que ver hoy los carnavales con el sentido pagano o religioso que se les dió en sus orígenes. Hoy en día lo que todos queremos en fiesta , alegría y unos días de asueto que siempre se agradecen.
Recuerdo que cuando era pequeña apenas había disfraces y todos íbamos de brujas, indios, vaqueros, enfermeras, médicos y payasos.
El nuevo siglo con sus avances nos ha traido nuevas profesiones de las que disfrazar a los pequeños y no tan pequeños, ahora se pueden ver por la calle a Bob esponja, a Ben10, a Jack Sparrow de los piratas del caribe y porqué no a una bibliotecaria "sexy".
Sí, sí habéis leido bien, atrás quedaron las gafas, el moño y los vestidos grises, ahora se tiene otra imagen de los bibliotecarios, ya no somos personas tristes que sólo sabemos decir ssssssshhhhhhhhhhhhhhhhhh con cara de vinagre, ahora nos ven como a muñecas manga, con el pelo azul y minifalda.
Asi que no esperes más, si aún eres un bibliotecario gris por sólo 29€ puedes cambiar tu vida. Yo desde luego deseando estoy de ver a mis compañeros con el pelo azul. (yo ya sabéis que lo tengo morado)

10 comentarios:

  1. A mi no me hace falta el disfraz... sexy siempre... faltaría más... XDDDDD

    ResponderEliminar
  2. No es una fiesta que me guste, pero me encanta que la gente se lo pase bien.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  3. Ay!! Elena que ilusión, a mi me parece una chavacanería y una horterada... pero como tú, que se diviertan... eso sí de forma sana, el problema es que no siempre es así... se suele faltar bastante el respeto. ;)

    ResponderEliminar
  4. Con estos gestos podemos ayudar a ir eliminando esa leyenda urbana que envuelve la figura del bibliotecario/a.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  5. A mí estas fiestas tampoco me dicen mucho... Admiro a la gente que "se curra" mucho sus disfraces y entre todos animasn la gélida noche burgalesa. Y, como dice Mafi, un poco de respeto no le vendría mal a mucha gente. También me quedo con la sonrisa de muchos niños.

    ResponderEliminar
  6. Pues a mí -qué queréis que os diga- me encanta disfrazarme.

    Sí, mucha gente se muere por saber de qué lo hago. Pero, aunque me tienen bien cerca, nunca lo han averigüado.

    Estupenda entrada, ¡a ver si te prodigas más, Ayla!

    ResponderEliminar
  7. A mi también me gusta mucho disfrazarme,no sólo en Carnavales.
    Se pierde el sentido del ridículo, se agudiza el ingenio buscando el disfraz más gracioso y como siempre cualquier disculpa es buena para pasarlo bien y olvidar las penas.
    Ahora que lo que de verdad me encantaría saber es...¿de qué se disfrazó lavela?

    ResponderEliminar
  8. El engaño está en la base del carnaval. A ver si va a resultar que el disfraz permanece mientras el sujeto es efímero. A cada momento un tipo nuevo, la máscara la misma; un caparazón que esconde mil tipos distintos.

    ResponderEliminar
  9. A mí me encanta lo del carnaval y las chirigotas me parecen super graciosas.

    Yo no soy de mucho disfrazarme pero me encanta ver como la gente se curra los disfraces, sin ir más lejos vi el sábado una familia vestida de la bella y la bestia y estaban super logrados, a un bebé de elefante con trompa y todo, buenísimo.

    Viva la fiesta!!!!

    ResponderEliminar

Nos encantan los comentarios y que nos cuentes lo que quieras.