martes, 15 de septiembre de 2015

Para Isabel. Un mandala

Mis amistades saben que regalarme un libro es un pequeño fastidio y, aun así, lo hacen. No abro el cuidado envoltorio casero en el momento ni le quito, en su caso, la etiqueta de la librería con el espero que te guste. Lo dejo tal cual y lo aparto al borde de la mesa hasta que nos levantamos, después de conversar animadamente, y me llevo intacto el escondido don. Tengo en casa cuatro puntos cardinales en los que voy dejando las liberalidades. Allí permanecen durante meses y, sin preocupación, pueden cumplir el año. Eso sí, cuando les llega el turno y los leo, hablo cumplidamente con quien me lo traído.
Hace unos días cogí el envoltorio que había en el Norte. Es Para Isabel. Un mandala, de Antonio Tabucchi (1943-2012). Me lo regaló Alejandra en los idus de marzo. Lo recuerdo perfectamente. No tiene dedicatoria. Sí un pétalo de rosa púrpura en la página 62.
Sus páginas elaboran los nueve círculos de la milenaria figura, desde Evocación a Regreso –pasando por Orientación, Absorción, Reintegración, Imagen, Comunicación, Temporalidad y Dilatación–, en los que se construye la representación de una realidad. Isabel, desaparecida, atrae a Tadeus (el de los cien nombres), sumergiéndolo en una búsqueda viajera, en la que se encuentra con un determinado personaje en cada uno de los espacios circulares: la niñera de la infancia, el grupo de la resistencia a la dictadura, el carcelero, el fotógrafo, el cura, Magda, el poeta… caminando hacia el centro, el lugar donde desaparecen los caminos, el lugar donde podemos ser.
Isabel no lleva anillos. La luz rodea sus dedos, dejando las sombras en el décimo. Sus manos transmiten presencias en los breves instantes que se dan. Después, se escucha la Sonata de los adioses de Beethoven. El violín con Les adieux, l’absence, le retour.

P. D.: Resulta díficil coprender que haya tanta gente clamando porque le aten más corto.

12 comentarios:

  1. Se ve que tus amistades tienen fe en tus lecturas, porque regalar algo y que no lo abran...

    Excelente mandala. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya ves. Conste que a veces me entran tentaciones de abrirlo, pero después, al leerlo y hablar sobre algo que casi no recuerdan, suele satisfacerles bastante. Y es una excusa para vernos de nuevo.

      Saludos.

      Eliminar
  2. Caramba, a fecha de hoy, aceptaría cualquier libro regalado. ¿Será bueno este? Tabucchi acostumbra a hacer buenos regalos...
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un libro singular, sin duda. Es fácil que alguien te lo regale.

      Suerte y saludos.

      Eliminar
  3. Pues tienes razón con tu posdata.
    He leído cuatro obras de Tabucci, la que recuerdo más es Sostiene Pereira, pero hace años que no leo nada suyo.
    Hay que reconocer que esa costumbre de no abrir los libros no la había visto nunca. ¡¡Qué curioso!!

    Abrazos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo lo veo así, U-topia, pediría libertad, pero nunca un gobierno más cercano (agobiante).

      Abrazos.

      Eliminar
  4. "caminando hacia el centro, el lugar donde desaparecen los caminos, el lugar donde podemos ser"
    Desde luego. Los caminos disuelven nuestro ser.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Y nos pasamos la vida caminando (o en camino)!

      Eliminar
  5. Parece interesante el libro de Tabucci, lo tendré en mente, curioso tu ritual con los libros,a mí por ejemplo, me encanta empezar por el final, no tengo paciencia para esperar...
    Un fuerte abrazo, Lavela

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, pues lo tuyo también es curioso, María. Esa impaciencia ante el desenlace.

      Abrazos.

      Eliminar
  6. El único que he leído de este autor ha sido Sostiene Pereira . Ignacio, a mi me ocurre lo contrario que a ti, cuando me regalan un libro ¡estoy deseando abrirlo! El último que he recibido ha sido (Lo que no te mata te hace más fuerte) de (David Lagercrantz).

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si es que ya ves, Conchi, cada cual tenemos nuestras (inocentes) manías.

      Disfruta de la fortaleza.

      Un abrazo.

      Eliminar

Nos encantan los comentarios y que nos cuentes lo que quieras.