viernes, 1 de enero de 2016

Diálogos de besugos

Resultado de imagen de diálogos de besugos
Una de las cosas por las que me gusta el invierno es que, de vez en cuando, muestra la primavera que lleva dentro. No me importa el frío, la niebla, la nieve en estas fechas. Él está diciendo, lanzando señales de que brotarán las hojas y el sol nos regalará la tibieza de las tardes de abril.

Leo el libro de Héloïse Guerrier y David Sánchez, Cagando leches (Astiberri, 2015), colorista en sus ilustraciones y ameno en sus textos, que son una relación de dichos utilizados con frecuencia en nuestras conversaciones. "Marear la perdiz" por un azor que da vueltas sobre ella hasta aturdirla, lo que lleva a "perdiz azorada, medio asada". O la recomendación de ingerir un trago de aguardiente para "matar el gusanillo" que nos produce hambre en el estómago. Y, claro, si nos ha tocado la lotería, revitalizar aquella costumbre que se introdujo en 1763, con la instauración de la lotería por Carlos III, de "tirar la casa por la ventana".

Pero, a lo que íbamos. Me detengo especialmente en el "Diálogo de besugos" -Dialogue of breams, Dialolgue de daurades, pues está en tres idiomas-, que es "Conversación carente de lógica y que resulta absurda. (Vamos, que no nos entendemos y continuamos erre que erre). La voz besugo comprende dos acepciones: pez o, por extensión, persona necia. Así, es recurrente en el coloquio el uso metafórico de pez -vertebrado acuático de poso seso- para personificar la majadería. Es el caso de ser un merluzo o estar pez".

Resultado de imagen de astiberri cagando leches
Tal vez, haya inviernos sin primaveras.

Dichoso Año.

8 comentarios:

  1. Pinta gracioso, el libro :)
    Que tengas un año lleno de paz , salud y felicidad!!!
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Igualmente, mujer. Que lo disfrutes.

      Abrazos

      Eliminar
  2. Feliz año Ignacio
    Me ha encantado tu frase de que el invierno muestra de vez en cuando la primavera que lleva dentro, me ha traído a esas flores de los almendros que tanto me gustan y que me recuerdan que todo brotará. Fantástica imagen.
    El libro que nos reseñas también me ha parecido muy interesante y lo buscaré, me encanta saber el origen de esas frases que a veces repetimos y no sabemos el por qué las decimos, aunque la del diálogo de besugos la tengo muy clara, porque hay mucho besugo (evidentemente en la acepción persona necia) que anda suelto!!!
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es entretenido y se aprende con él. Gracias.

      Saludos.

      Eliminar
  3. Entre hombres es muy común el diálogo de besugos, y entre besugos lo es el diálogo de hombres. Lo envidiable sería que se impusiera en y entre ambos el diálogo socrático. ¿Cómo será éste entre los peces? ¿Y entre los humanos?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Habría que probar alguna vez a ver si es posible.

      Eliminar
  4. Es una fuente inagotable lo de los dichos populares. No dejan de tener actualidad.

    Año tras Año. Que sea feliz.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es. Esperemos que este año también sirvan.

      Saludos.

      Eliminar

Nos encantan los comentarios y que nos cuentes lo que quieras.