sábado, 14 de noviembre de 2015

Belleza (y, acaso, Verdad)

"Propaganda es la gentil orientación del pensamiento por parte del Estado, que socava la pasión que tenemos por la verdad y la belleza"
He de decir que me fascina la belleza de las expresiones e, incluso, de las palabras. Las leo o las oigo e, inmediatamente, concedo prestigio a quien las escribe o habla. Es lo que me sucede con las obras de Francisco Solano (La Aguilera, Burgos, 1952), tal Lo que escucha la lluvia, cuando dice que «a cierta edad es lamentable, y muy triste, que, al volver la vista atrás, no veamos el camino recorrido, sino el lugar abandonado». Pudiera ser mejor no recordar, pues se dice por ahí que ello es una forma de pureza que mantiene vivo el asombro, continúa diciendo el narrador de ese libro, un cuerpo improbable.
Pero no venía esta mañana dulce de noviembre a realizar una anotación sobre Solano, sino sobre Cyrill Connolly(1903-1974), uno de los críticos literarios más incisivo y temido en Inglaterra, y en concreto de su obra La tumba inquieta (o sin sosiego, The Unquiet Grave), de cuya introducción está tomada la cita con la que se encabeza la entrada. Escrita durante la segunda guerra mundial, elige a Palinuro, piloto de Eneas ahogado en alta mar, para representar la melancolía y la pena que nos destruye desde dentro en situaciones tan irracionales como la que se está atravesando. El amor, la literatura, las religiones… pasan por su pluma, lamentando la lucha entre naciones hermanas, derivadas de la misma cultura, la griega. Libro que conlleva una iniciación, un descenso a los infiernos, una purificación y una cura.

Se me van los minutos con ese libro (de culto) en la mano ‒que me fascina más que Enemigos de la promesa‒, seguramente porque soy atrapado por aquel dicho clásico: «El pensamiento lo consuela todo».

8 comentarios:

  1. Realmente curiosa (y atinada) esa definición de propaganda.

    Sludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya lo creo, Anónimo, e inteligente, creo.

      Saludos.

      Eliminar
  2. Ignacio, algunas de las frases me han impactado como la que cito a continuación "a cierta edad es lamentable, y muy triste, que, al volver la vista atrás, no veamos el camino recorrido, sino el lugar abandonado", ¡qué triste! ojalá veamos el camino recorrido y no nos lamentemos de dejarlo atrás, es como lo de llegar a la cima, lo que importa no es estar arriba, es todo lo que has disfrutado y hecho hasta subir al pico.

    Siempre se aprende contigo.

    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En fin, Conxita, es que Francisco Solano creo que es un escritor de una pieza.

      Saludos.

      Eliminar
  3. "Pudiera ser mejor no recordar, pues se dice por ahí que ello es una forma de pureza que mantiene vivo el asombro"
    Y una forma de pureza, a su vez, es la inocencia ("busca la inocencia").

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya lo creo, ebge, aunque con la que está cayendo...

      Eliminar
  4. El pensamiento y lo que lo acompaña, la capacidad crítica, es una base fundamental de nuestra cultura que el fanatismo abomina. No nos dejemos llevar por la pena o por la ira, pensemos y el consuelo llegará.

    Una bella (y quizás, verdadera) reflexión. Voy a buscar ese libro para mi desconocido.

    Un abrazo!!

    ResponderEliminar

Nos encantan los comentarios y que nos cuentes lo que quieras.