martes, 3 de noviembre de 2015

Pérdidas (muerte de Jesús Lizano)

Hace tiempo que deseaba escribir algo sobre Jesús Lizano y Moncho Alpuente, ambos fallecidos en el año en curso. Cuando conoces a la gente por haber compartido ideas que son fundamentales para cada cual y haberlas vivido en momentos reiterados, fruto del esfuerzo, con la satisfacción de difundir lo comúnmente creído, la aparición de la muerte tiene algo de irreal. Vivir en lugares diferentes ‒lejos, igualmente, de la sangre‒ no supone un estorbo para que los lazos permanezcan con gente afín. De ahí que no terminas de asimilar su desaparición definitiva, teniendo la impresión de que puedes verte en cualquiera de los siguientes encuentros.
Jesús Lizano (1931-2015) es un poeta nacido en Barcelona, donde transcurre su vida, que afirma «mi patria es el mundo; mi familia, la humanidad». Comenzó su aventura en 1955 con Poemas de la tierra, la cual culmina con ¡Hola, compañeros! en 2010, teniendo ediciones recopilatorias hasta el año 2000 en Lizania. Aventura poética (Lumen) y Lizania 2001-2013 (FAL). Escuchar sus recitales era toda una experiencia ‒«Confusa y sangrienta / no busques la verdad: / busca la inocencia»‒ por la humanidad de sus gestos y palabras, por la lucidez de sus descubrimientos al dejar desnudos los poderes de las ambiciones público-privadas. La poesía solo se debe a ella misma, no a la gloria.
Tendrá ahora que disculparnos Moncho, pues pensaba dedicarle la mitad de la entrada a él, pero, según avanzan las líneas, me embargan las emociones lizanas y no mezclan bien esta tarde en las venas con ninguna otra pasión jocosa que no sean las personas curvas:
Su verbo vertido.

Breve es este homenaje, pero esperemos que cumplido, al tiempo que prosigue su Lizania.net, parada en aquel mayo de su desaparición, en la que están digitalizadas varias de sus obras.

10 comentarios:

  1. Un lindo homenaje, sin duda. Yo cada vez tengo mas curvas...me encantó el poema.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, Karin, a todo el mundo nos van llegando. Pero, ya ves, hay quien las prefiere.

      Saludos.

      Eliminar
  2. "Busca la inocencia" es una tarjeta de saludo que no se puede olvidar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya lo creo. Tenía unas cuantas tarjetas de este tipo.

      Eliminar
  3. Magnífico Lizano ¿qué pensaría ahora de su Barcelona llena de banderas rectas, con fronteras rectas e ideas rectas?

    Yo también prefiero sin duda sus curvas. Me llevo el enlace a ese recitado curvo y lo pondré en mi lateral si no te parece mal.

    Abrazos, naturalmente curvos!!

    ResponderEliminar
  4. Por supuesto que no me parece mal, U-topia. Lizano estaría encantado.

    En cuanto a las curvas y rectas de aquella tierra, hasta espacios como el Ateneo Enciclopédico Popular, donde podías encontrarte con Lizano, pierde a ratos su curvatura.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  5. Bonito homenaje y preciosas palabras, me ha encantado su poema...y sí, creo que yo también prefiero las curvas...demasiadas cosas rectas...
    Felicidades por la emotiva publicación.
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Conxita, hace tiempo que tenía ganas de hacerlo.

      Saludos.

      Eliminar
  6. Me ha encantado la entrada que nos traes hoy Ignacio, Por ti me entero de la muerte de Moncho Alpuente, debe de haber sido en días que yo no he estado muy atenta a las noticias.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De nada, Conchi. Efectivamente, Moncho murió. También le recordaremos algún día.

      Abrazos.

      Eliminar

Nos encantan los comentarios y que nos cuentes lo que quieras.