viernes, 5 de junio de 2015

Bibliotecas escolares (Documentos)

Desconocemos por qué se ha tomado el nombre ‘Juan’ como término para designar una colectividad determinada, incluso cuando es muy numerosa, tal como sucede con la gente desposeída ‒Juan sin Tierra‒ o con quienes se mantienen alejados del poder ‒Juan Pueblo‒. Igualmente, personas concretas lo han adoptado para seudónimo, anexionándole un gentilicio de mayúscula con valor patronímico (como hiciera aquel manchego), lo cual sucede en el caso que nos ocupa, que es Juan de Easo, autor del artículo comentado aquí.
En la sección Páginas Infantiles de Mundo Gráfico, núm. 66 (29 de enero de 1913), bajo el epígrafe «Una hermosa iniciativa», se da cuenta del proyecto del Ayuntamiento de San Sebastián, cuya Comisión de Fomento ha estado durante un tiempo recogiendo libros donados por gente amante de la cultura, con los que ha organizado una biblioteca ambulante destinada a las criaturas que reciben enseñanza en las escuelas municipales.
El articulista informa de que la biblioteca infantil «se ha creado por obra y gracia del civismo, del altruismo de unos cuantos ciudadanos amantes de su patria chica, para el engrandecimiento y esplendor de la gran patria, de la patria común, que es la Humanidad sin distinción de razas y exenta de castas; de unos cuantos hombres modernos que se han compenetrado íntimamente con el sentido de esas hermosas palabras pronunciadas por ese gran maestro del periodismo español contemporáneo que se llama Antonio Zozaya: “Nada más estúpido que el orgullo de raza. Por atrasada que esté Rusia y adelantada Inglaterra, siempre habrá diferencia entre un sabio de San Petesburgo y un imbécil de Londres”».

En el Congreso Nacional Pedagógico de 1882, Bartolomé Cossío habla de bibliotecas escolares, pero el mundo escolar tardará años en contar con ellas, a pesar de iniciativas como la de Altamira en 1912 de crear bibliotecas circulantes. Por ello, la biblioteca donostiarra no deja de ser pionera.

9 comentarios:

  1. Me ha resultado curioso lo de la utilización del nombre de Juan.

    La cita de Antonio Zozaya es buenísima.

    Muchos besos



    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Carmen. Hay otras expresiones que se utilizan también, como la de Juan Soldado para referirse al soldado desconocido.

      Celebro que te guste la cita de Zozaya.

      Besos para ti.

      Eliminar
  2. Tu comparación de Rusia e Inglaterra, genial.

    ResponderEliminar
  3. Me encanta que la biblioteca donostiarra sea pionera. Muy buena la opinión de Zozaya sobre un ruso y un inglés.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Son esas noticias que se encuentran leyendo documentación antigua, Conchi. Ahí venía la cita de Zozaya (que tuvo que salir, ya viejo, al exilio de México en 1939 para morir al poco allí).

      Abrazos.

      Eliminar
  4. Respuestas
    1. Gracias, Humberto, siempre eres bienvenido.

      Eliminar
  5. Desde luego, presiento que Zozaya se siente más paisano del ruso que del inglés. La raza es una conciencia.

    ResponderEliminar

Nos encantan los comentarios y que nos cuentes lo que quieras.