lunes, 1 de junio de 2015

Depresión

Nos asomamos, de puntillas, por encima de los setos a los trigales de la pequeña vega. A la derecha, en una parcela con suave inclinación, se amontonan las amapolas, sobresaliendo entre las espigas todavía verdes. El aciano y unas diminutas flores blancas reflejan los colores del cielo, azul con multitud de pequeñas nubes. Tenemos suerte de que la brigada de la Administración regional no haya pasado por aquí, quemando la vegetación de las cunetas y haciendo que los herbicidas se filtren a los manantiales. Los gorriones y las golondrinas no cesan sus tareas.
Lejos de los himnos y de los empastes, la tarde parece plena. Pero, ahí adelante, hay una calva. Las espigas apenas despuntan un palmo del suelo. Los brotes están macilentos. No responden a las lluvias de las últimas tormentas, que han dejado la tierra esponjosa. ¿Por qué? ¿Por qué? Dentro de dos meses el labrador dejará de lado ese terreno; calculando tal vez la simiente empleada y el trabajo baldío, se ocupará del dorado fruto.
Con las alas rotas, portadas sobre los brazos doblados, se pregunta (como la poeta) «¿Dónde se detiene el aliento que se apartó de mi vida?». El cansancio de mis piernas es invisible a los ojos ajenos. «¿A dónde debo ir, si frío ruge el vendaval del Norte?». La realidad no existe y lo que dices no me sirve. «Nadie será mi borde del camino. / Haz que sencillamente marchiten tus flores. / Mi camino ondea y va solo». Llevo la vida a cuestas.

8 comentarios:

  1. Pues no sabremos nunca por qué le falta el aliento de la vida a ese terruño. Lo peor es que tampoco también nos quedaremos sin saber cómo recuperarlo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dicen algunos profesionales de la ciencia médica que para todo existe un remedio, pero...

      Eliminar
  2. Un tema interesantísimo para debatir.
    Quien tiene la respuesta?
    saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Fíjate, Karin, si pudiéramos darla.

      Saludos.

      Eliminar
  3. Qué duro llevar la vida a cuestas y como duele. ¿Quién es esa poeta que tan bien describe ese sentimiento de vacío y abandono, cuando ya no queda nada?. La vida está llena de baldíos y calvas, y lo mejor que puede ocurrir es que las dejemos atrás.

    ResponderEliminar
  4. Un abrazo Lavela, que te vi el otro día y no tuve ocasión de ir a saludarte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola, Esther!, yo también te ví y pensaba saludarte al final, pero ya no coincidimos.

      Los versos están sacados del libro "Moriré callando. Tres poetisas judías", comentado en la entrada de Gertrud Kolmar.

      Eliminar
  5. Llego a este espacio siguiendo la huella de un comentario de Ignacio en mi blog "El almacén de los días perdidos"

    La vida es como una montaña rusa con ascensos lentos, instantes en la cumbre y caídas bruscas, pero si hay algo que nos consuela y nos salva es el amor, amar y permitir que nos amen.

    También estan los libros, ay, los libros...No podría vivir sin ellos, así que felicidades por crear este espacio.

    La vida pesa a veces, pero si nos liberamos del exceso de equipaje que solemos acarrear, puede que podamos volar, quizá sólo a ras de suelo, pero volar.

    Un beso,

    ResponderEliminar

Nos encantan los comentarios y que nos cuentes lo que quieras.