lunes, 21 de abril de 2014

Bailar. Danzas

«Vas. Bailas y conectas. Un círculo del que formas parte. Un círculo creado en torno tuyo. Extiendes las manos y se unen a otras manos extendidas.  Se balancea el cuerpo. Los ojos dejan de identificar objetos. La mente pierde recorrido en la sociedad de cada día. Aparece la música allá a lo lejos acercándose por momentos hacia ti, y aquí se queda. Paso paso paso cruza el izquierdo empareja el derecho tacón izquierdo hacia delante cae la espalda en su movimiento natural vuelven a su sitio tacón derecho delante de nuevo la espalda inclinada ligeramente… Los sonidos llegan a ese lugar en que tienes el ritmo. Las manos en contacto se alzan a la altura de los hombros y descienden atraidas por la luz de los pies. Apenas necesitas escuchar las indicaciones. Solamente dejar el cuerpo abierto al continuo movimiento.
»Gritas y contactas. Los sonidos brotan de la garganta hacia el centro del círculo a donde las otras miradas confluyen sorprendentes tranquilas sonrientes. Este los atiende. Se unen con los del resto de gente que lo rodea. Y en su vórtice diluyen la espesura del clamor.
»No sé muy bien qué sucede allí. Paso paso paso se balancea el cuerpo. ¿Solo el cuerpo? El invernal frío de los espacios deshabitados resiste la soleada primavera hasta que la lluvia riega las plantas florecidas tempranamente. En la mesa se conjugan gestos y palabras.
Vuelves y los problemas continúan aquí. O, tal vez, no. Quizá están ahí».
[Puede verse el programa del XII festival Danzassin Fronteras. O actividades como las que realiza El Tilo, en Ribota de Ordunte (Burgos), así danzas rumanas con Daniel Sandu y Noemi Bassani. La ilustración primera es de Matija Jama, El círculo de la danza].

10 comentarios:

  1. como no estoy en Burgos bailaré por aquí... aunque sea en el gimnasio.
    saludos

    ResponderEliminar
  2. Seguro que te sienta muy bien, Karin.

    Saludos

    ResponderEliminar
  3. Bailar es sano para el cuerpo y para el alma. Se echan fuera los demonios.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya lo creo, Joaquín, llenar cuerpo y alma.

      Saludos.

      Eliminar
  4. Qué bonita descripción de un baile, Ignacio. El baile es alegría, vitalidad.. Nos mantiene jóvenes por fuera y por dentro :) Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Mere. Ya me explico tu juventud.

      Besos.

      Eliminar
  5. bailar un placer para los sentidos, para olvidar tantas cosas que duelen.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya lo creo, Esther, que llena los sentidos y vacía de olvido.

      Eliminar
  6. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar

Nos encantan los comentarios y que nos cuentes lo que quieras.