viernes, 17 de julio de 2015

Carmen (versos y jardines. Documentos)

Ayer pensaba haber escrito esta entrada sobre lo que me impresiona la poesía de Luo Ying. Pero lo dejaremos para otra ocasión, pues esta mañana he recordado la conversación mantenida anoche con mi amiga Carmen, cuando le felicité el santo, y, además, me he encontrado con Piedad, que estaba dando un paseo de primera hora en los jardines del paseo de la Quinta y me inclino por hablar del nombre Carmen. Todavía recuerdo la sorpresa de conocer en el bachillerato que, en lengua romana, carmen, carminis… era verso o poema (convertidos en profanos en los carmina) y, poco después que, en la cultura árabe, era la casa de campo con huertos y jardines.
Hace 110 años, en Béjar (Salamanca), «á las siete de la tarde, descargó sobre esta ciudad una horrorosa tormenta, acompañada de violentísimo huracán que tronchó bastantes árboles. Los truenos eran imponentes y se dice que cayeron algunas chispas en las inmediaciones, aunque sin causar desgracias. Cuando la tempestad era más violenta, recorría las calles un procesión [la del Carmen], que tuvo que refugiarse en la iglesia de El Salvador, desde donde hoy ha continuado su itinerario
»Durante la procesión interrumpida ayer y continuada hoy, ha surgido un lamentable incidente. El conocido librepensador don José María Blázquez que regresaba del cementerio, á donde había ido en el acompañamiento de un entierro, se encontró en la calle Mayor con la procesión y siguió su camino sin descubrirse. Esta actitud le valió millares de insultos de las devotas, que además le zarandearon de lo lindo, sin que él, según me han referido, perdiera la calma ni contestase á las ofensas». Así escribe el corresponsal de El Adelanto salmantino (20 de julio de 1905, pág. 4).

Lo curioso es que el zarandeado fue procesado y condenado a cinco días de cárcel, por su gesto del Carmen, que penó en los calabozos de la antigua villa.

6 comentarios:

  1. Qué tiempos aquellos!....muy interesante.
    saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya lo creo, Karin, las calles eran un hervidero.

      Saludos.

      Eliminar
  2. Muy interesante Ignacio, no tenia ni idea.

    ResponderEliminar
  3. Fíjate, Conxita, lo que han cambiado los tiempos. ¡Echarte cárcel por no quitarte el sombrero!

    Saludos

    ResponderEliminar
  4. Impresiona el silencio de este hombre que no contesta ni a las provocaciones ni a los zarandeos. Es alguien que sabe muy bien contra quién se dirige.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, parece que lo tenía claro. La solución era la cultura contra el fanatismo.

      Eliminar

Nos encantan los comentarios y que nos cuentes lo que quieras.