sábado, 30 de julio de 2016

Gitana romaní (Zoli, Papusza)

No dejo de sorprenderme ante la extensión de mis ignorancias. Tan amplias como los horizontes por los que transitaban y vivían los tabor gitanos a lo largo y ancho de Europa. Y una de ellas –de mis ignorancias− es la de la cultura escrita de esta etnia, ya que estoy en la creencia de que son creadores y deudores únicamente de tradiciones orales.

Algo ha cambiado esta suposición desde que leí Zoli, de Colum McCann. Una historia situada en la Eslovaquia de la primera mitad del siglo veinte, incidiendo en las situaciones generadas durante la segunda guerra mundial y el posterior régimen socialista de la zona. La protagonista de la obra novelada es una mujer gitana, de nombre Zoli Novotna, que aprende a leer a instancia de su abuelo, con el que se cría, lo que añade a su facilidad para cantar y crear canciones de su pueblo. Las circunstancias hacen que el régimen aproveche su figura para asentar a los numerosos grupos romaníes errantes, lo cual lleva a su protagonista a situaciones límite (que aquí no vamos a desvelar).

Zoli encarna en la novela lo que fue en la realidad Bronislawa Wajs (1908 ó 1910-1987), nombre polaco de Papusza, ‘Muñeca’ (cuya historia presenta, a su vez, Isabel Fonseca en Enterradme de pie; y es llevada al cine en 2013 por Joanna Kos-Krauze y Krzysztof Krauze). Sus poemas fueron publicados en varias revistas y recogidos en libros (entre ellos, The Roads of Roma. A PEN Anthology of Gypsy Writers, de 1998), llegando a ser incluida en 1962 en la Unión Polaca de Escritores. Alguien tenía que pagar la desesperación de un pueblo cuya vida estaba siendo extinguida por la ley.

Nadie me comprende,
sólo el bosque y el río.
Aquello de lo que yo hablo ha pasado todo ya,
todo, y todas las cosas se han ido con ello...
Y aquellos años de juventud.



Los caminos, los bosques, los ríos, los oficios… –¡qué se yo!– se cambian por la escolarización y los bloques de viviendas.

10 comentarios:

  1. Para ignorancia la mía. Menos mal que tú me ayudas a atajarla :)
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Entonces, compartimos estos espacios para llenar.

      Besos.

      Eliminar
  2. Ignacio, yo como Celia te doy las gracias porque con estas pinceladas de conocimiento me ayudas a poner remedio a mis lagunas bibliográficas.
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No hay de qué, Conxita. Tus relatos también son instructivos.

      Saludos.

      Eliminar
  3. La verdad que sorprende lo que cuentas. Y tiene su atractivo. En el barrio, tienen costumbres muy arraigadas.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, Anónimo, es curioso observar sus maneras de estar.

      Saludos.

      Eliminar
  4. Me uno a lo que dices, también soy consciente de mis ignorancias. No tenía ni idea de lo que cuentas, ni de esta novela. Un tema interesante y que puede provocar numerosas preguntas respecto a la civilización europea actual (y en concreto respecto a la enseñanza).

    Abrazos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya lo creo que provoca numerosas preguntas respecto a la civilización y la educación. Pero... pasamos el tiempo público hablando de mediocridades.

      Abrazos.

      Eliminar
  5. La tierra gira.

    Saludos.

    ResponderEliminar

Nos encantan los comentarios y que nos cuentes lo que quieras.