lunes, 6 de mayo de 2013

Buena gente (en el Bañuelos de Antonio Benaiges)


La Bureba es una comarca con personalidad definida en tierras burgalesas. Subes la cuesta de la tierra de los ajos, paras en un camino entre sembrados y barbecho, y contemplas la verde meseta salpicada de termones marrones y amarillas tamarillas hasta que la vista te descansa en las blancas laderas nevadas de la sierra de la Demanda. Compadeces, en la libertad del viento en el rostro, tus días urbanos. En los campos esparcen medicina. Una calurosa mañana en la que rebuscas dentro del desordenado maletero y encuentras un sombrero de paja con el que te cubres para que el sol no te sonroje y ponga en evidencia la dermatitis facial que suele recrudecerse con sus rayos.

Este día tenemos que acercarnos a la cortada en la que se sumerge Bañuelos, uno de los pequeños pueblos de la zona, cuya peculiaridad no es la maciza iglesia que encumbra el caserío, sino la de haber contado con un singular maestro entre los años 1934-1936; la de tener una escuela (clamando un arreglo) en la parte de abajo, donde hoy se coloca una lápida en su memoria. Pues era un hombre entregado a la enseñanza (Técnica Freinet), que adquirió una imprenta en la que chicas y chicos componían textos libres y los imprimían, dejando unos cuadernos y revistillas que hoy en día alimentan nuestra nostalgia: El retratista, El mar, Folklore burgalés, Gestos, Recreo…

Un hombre que, al atardecer, abría la Academia donde pudiera acudir la gente mayor del pueblo al finalizar las tareas del día. Allí se hablaba y discutía, entre otras cosas de política, economía y, en muchas ocasiones, de religión (pues para ello el maestro se asomaba por unos instantes a misa coincidiendo con el sermón del cura «para sacarle defectos»). Lo dramático del asunto es que no quedó en un tira y afloja, sino en un tira y… a la fosa.
Antonio Benaiges y Nogués (1903-1936), maestro, fue asesinado el 25 de julio de 1936 y enterrado en los montes de La Pedraja, no habiendo sido localizado su cuerpo todavía. Su obra permanece en su alumnado aún en vida: Eladio, Lucía…; y en alguna de la buena gente que vive en estos pueblos: Manolo, Juanmi, Lucía, Chus…; (más en la de Bañuelos).

7 comentarios:

  1. "Su obra permanece en su alumnado". Y tanto que es así. La obra de un maestro son sus alumnos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, ebge, una figura clave en la edad temprana. Una de sus alumnas -Lucía-, con noventa años y algo de demencia senil, todavía recita poemas aprendidos con él y recuerda el día que se salió de la Iglesia cuando los falangistas llegaron (después de asesinarlo) diciendo que el maestro había sido una mala persona.

      Eliminar
    2. Esto que dices de Lucia es falso, tus afirmaciones son inventadas pues yo soy su sobrina y te puedo decir que tiene una mente muy lucida y a sus noventa años sigue activa.

      Eliminar
  2. Idealista e intelectual, un hombre de palabra y de sueños. Después de personas como él, hay un antes y un después. Así pasen 80 años, su huella no se borra. Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya, Mere, no deja de ser un guiño de la fortuna el dar con alguien excepcional a esas edades.

      Un beso para ti.

      Eliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  4. Gracias por la crónica!!! Realmente ese domingo protagonizamos todos un autentico acto de memoria y de reconciliación.

    Dos cosas, me gustaría saber, si es posible, la fuente de esa portada del retartista a todo color...y la segunda discrepar en tu afirmación "Una de sus alumnas -Lucía-, con noventa años y algo de demencia senil," tanto Luicia como Felisa, la señora del reportaje, viven y con sus cabezas muy bien amuebladas, para nuestra suerte.

    Para aquellos que sepan más del maestro busquen en:

    http://www.blume.net/catalogo/1016-antoni-benaiges-el-maestro-que-prometio-el-mar-9788498016949.html


    Mil gracias Burgotecarios!!!!

    Y os dejo un reto:

    Encontrar este artículo que yo ya no doy pa más!!

    Busco este artículo:

    Autor: Antonio Benaiges,
    Título: “Desde la Escuela. La técnica Freinet”,

    Boletín de Educación, portavoz magisterio burgalés, publicación oficial de enseñanza primaria en la provincia de Burgos,
    año I, núm. 6, Burgos, febrero de 1936, pp. 18-19.

    ResponderEliminar

Nos encantan los comentarios y que nos cuentes lo que quieras.