martes, 15 de julio de 2014

Vidas imaginarias en paraísos terrenales

Viendo el espectáculo del devenir político y deportivo en días recientes, me viene a la cabeza El cazador de leones, de Javier Tomeo (singular narrador fallecido en 2013; libro este que leí por indicaciones de la Bibliotecaria y que, por cierto, no me entusiasmó en su momento, pero que ha quedado vivo en mi memoria). Parece que todo ocurriera fuera del ámbito vital en el que me desenvuelvo, aunque seguramente sea yo quien está orillado de las corrientes visibles de la sociedad.
Al otro lado del hilo telefónico se oye el relato de viajes fantásticos, leones únicos por cazar, tierras de promisión. Pero los paraísos construidos con bienes terrenales solo existen para la gente pudiente, tal como describe Sebald en ese libro de pérdidas que es Los anillos de Saturno cuando nos lleva al jardín encantado de Yuan Ming Yuan, cercano a Pekin, las laderas de un monte pobladas de palacios, templos, pabellones, puentes… de cedro y mármol, dispersas entre vegetación, lagos y arroyos, repletas de objetos de oro y jade, saqueadas destruidas quemadas por tropas inglesas y francesas en 1860, cuyas llamas crearon una nube de cenizas que el viento transporta a la ciudad, cayendo sobre los cuerpos como si fuera una maldición.

Aunque, tal vez, las gentes comunes tengamos una oportunidad, pues dice Jean Guitton (en El trabajo intelectual) que la privación puede resultar un estado fecundo.

9 comentarios:

  1. Un recorrido singular entre renglones de historias, para recalar en el debate sobre la recuperación de un estado doliente de bienestar, para una buena parte de los mortales.

    Puede que el tiempo de privación sea fecundo en ideas, pero desnutrido en recursos, y si perdura sin alimento, una acaba por abandonar o abandonarse

    Saludos

    Marinela

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La privación sería el ámbito desde el que crear algo colectivamente, con solidaridad. ¿Será posible? Desde los discursos nos desligan y, como dices, Marinela, acabamos abandonando.

      Saludos.

      Eliminar
  2. INTERESANTE, MUY INTERESANTE. GRACIAS POR COMPARTIR.
    UN ABRAZO

    ResponderEliminar
  3. Qué interesante, me identifico plenamente con lo que has descrito.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro de que sea de tu interés, Sara.

      Un beso.

      Eliminar
  4. Probablemente seamos eso que no aparece nunca en los libros de Historia. Todo lo contrario que esas vidas en paraísos.

    ResponderEliminar

Nos encantan los comentarios y que nos cuentes lo que quieras.