jueves, 24 de julio de 2014

Con desdén y oro

No es fácil ahora que las bombas están matando criaturas en nuestros ojos, elaborar una entrada en la bitácora que no se preocupe de ello. Pero hace tiempo que tenía ganas de dedicarle unas líneas a la poetisa cubana Clarilda Oliver Labra, poeta de "lo espiritual cotidiano", y hoy es el día en que lo hago, aunque parezca una frivolidad:

Iba a verle
en cualquier sitio,
él pedía un ron para mezclarlo con mis pupilas;
yo, el crepúsculo,
y me traían una lágrima.

Iba a verle:
a las seis de la tarde,
cuando los combatientes repasan sus fusiles
y los adúlteros se acuestan con mariposas;
a las seis de la tarde,
sin luna,
cuando por los cines naufragan las divorciadas
y los obreros comienzan a bañarse.
A las seis,
con temblor y relente,
con bochorno,
ciega como leche y sed,
iba a verle.
Azogue en su mano,
una extraña,
qué poco de suerte,
subterráneo para reírme a carcajadas.
Con un traje amarillo como si renunciara a la tristeza

iba a verle.

Iba a verle
– he dicho en la hermosura,
mientras recupero el ala que no sirve
y llueven los nísperos,
divagan las márgenes rumorosas.

Iba a verle…
y nos desbaratábamos a besos
y el libro se quedaba a medias
y luego quién creía en los relojes
si al fin se olvidó su boca del binomio de Newton.

Son versos de Desaparece el polvo. De ella dice Agustín Acosta que "no importa que la impresión de un hecho vulgar carezca de espiritualidad: ella le comunica la suya y el hecho aparece espiritualizado. Nada es en ella deliberadamente transitorio. Un instante, en su sentir, tiene atributos de eternidad"

10 comentarios:

  1. Parece una premonición: "Iba a verle".

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Acertada precisión. La verdad que el lenguaje de la poesía abre los ojos.

      Saludos.

      Eliminar
  2. QUEDÉ DESOLADO...! EXCELENTÍSIMO TEXTO!!!!!!
    UN ABRAZO

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí también me parece excelente, ReltiH. Gracias.

      Un abrazo

      Eliminar
  3. Cierto que tanta crueldad, nos encoge el alma, pero la poesía disfrutar de la poesía nunca será frivolidad y aludo a ese poema de Gabriel Celaya; "La poesia es un arma cargada de futuro",

    "Se dicen los poemas
    que ensanchan los pulmones de cuantos, asfixiados,
    piden ser, piden ritmo,
    piden ley para aquello que sienten excesivo."

    Y si, excesivo es lo que ocurre hoy en Gaza, excesivo, cruel e inhumano....

    Saludos

    Marinela

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es así lo que sucede, Marinela. Intentar no volverse loco requiere esfuerzo.

      Saludos.

      Eliminar
  4. Un poema lleno de sentimientos, muy intenso.
    saludos

    ResponderEliminar
  5. Hermoso poema!!!
    Es un placer visitarte y leerte....
    Gracias por pasarte por mi blog...
    Saludos y feliz semana...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Igualmente, Camelia. También un placer.

      Saludos.

      Eliminar

Nos encantan los comentarios y que nos cuentes lo que quieras.