miércoles, 29 de abril de 2015

Eternidad

Han podado por debajo los cerezos japoneses del recinto de enfrente de casa y no llego este año a coger un pequeño ramo para poner en el libro que estoy leyendo, así que salgo por la noche y me subo al pretil que bordea el pequeño descansillo, rematado con filigrana de hierro, para conseguir ese instante de primavera antes de que las intermitentes lluvias los desfloren. Deposito los pétalos en El libro de los susurros, del armenio Varujan Vosganian, en esas en que habla de la granada describiéndola como fruta simbólica de Armenia ‒tierra de donde viene el albaricoque, el fruto de los que están juntos‒, que contiene un grano por día, individualidades formando un todo (cuenta Charles Aznavour que su madre sobrevivió al genocidio y la diáspora de 1915 al coger una granada de su huerto y comer un grano cada día imaginando que comía una entera; el cantante rinde homenaje a su pueblo masacrado en Ils sont tombés).
La eternidad se produce en el relámpago del tiempo. En lo inesperado. En lo aparecido. Aunque había quien creía que era cosa de otro mundo. Hripsimé era una mujer muy hermosa, tanto que Diocleciano quedó prendado de ella en la Roma del siglo tercero y pretendió desposarla, pero ella era monja cristiana y huyó a Armenia con otras 39 compañeras; una vez localizada, el emperador pasó un mensaje a uno de los reyes Tirídates para que la devolviera, el cual quedó a su vez atrapado en la belleza de esta y le propuso matrimonio, lo que condujo a la eternidad a Hripsimé, ya que se negó a ello y el monarca mandó torturarla hasta la muerte, incluida la decapitación de sus miembros.

La filosofía no está muy de acuerdo con la eternidad de estas vivencias, pero… las flores del cerezo sonríen (según muestran estas fotografías tomadas del lugar de los hechos).

14 comentarios:

  1. preciosa floración, y decimonónica costumbre la de poner flores entre las páginas de un libro. Yo también la practico. ¿seguro que son camelias? no me parecen pero igual me equivoco. De todas formas si no lo son no se tampoco a qué especie pertenecen, pero son preciosas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tal vez, Esther, el deseo me hace llamarlas así. No obstante, me parecen una variedad de ellas, aunque creo que este año han llegado bastante tempranas.

      Gracias.

      Eliminar
    2. Parece que andaba errado entre los árboles y, efectivamente, es un cerezo japonés, Esther.

      Gracias y un abrazo.

      Eliminar
  2. Que preciosas flores, hace mucho que no las guardo entre las hojas de un libro, bonita costumbre...
    Abrazo

    ResponderEliminar
  3. Sí que es una costumbre bonita. Además, con el tiempo, vuelves a descubrirlas ahí adentro.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. No he visto nada más espectacular que los cerezos japoneses en los parques de mi barrio, esa época de floración es lo que llaman "sakura" en Japón. También tengo la costumbre de cortar alguna flor con nocturnidad y alevosía, y creo que la última vez las guardé entre las hojas de un libro titulado "la biblia del feng shui".
    Saludos desde Zaragoza

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya lo creo, Loli, es hora de disfrutarlos y, la verdad, tampoco ocurre nada si guardamos algunas de sus flores en un libro.

      Saludos a Zaragoza.

      Eliminar
  5. Hola Ignasio, mi costumbre de poner pétalos entre las pajinas de los libros ha sido siempre de rosas, pero estas del cerezo japones son preciosas, así que si me da tiempo pasaré por donde los hay en mi ciudad y cortaré alguna ¡¡espero que nadie me vea!!.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nada, Conchi, seguro que tienes suerte.

      ¡Y qué decirte de las rosas! ¡Menuda elección!

      Un abrazo.

      Eliminar
  6. Muchas gracias por la explicación, es que me encantan las plantas. Una belleza de flores.

    ResponderEliminar
  7. Las interminables reminiscencias que nos traen unas flores. Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Na más y nada menos, madame Butterfly.

      Besos.

      Eliminar
  8. Por qué la flaqueza no es eterna, en cambio la firmeza sí. La segunda es esencial, mientras la primera no más que una circunstancia.

    ResponderEliminar
  9. Varujan Vosganian no es armenio sino rumano, nieto de armenios, pero rumano y escribe en rumano.

    ResponderEliminar

Nos encantan los comentarios y que nos cuentes lo que quieras.