viernes, 14 de marzo de 2008

THE LURE OF CASTILE O BURGOS TE SEDUCIRÁ CON SU ENCANTO

Miguel Vivanco nos ofrece esta interesantísima información sobre un escritor prácticamente desconocido el cual escribió este libro de viajes por castilla, está considerado un libro raro osea de difícil adquisición.

E. Carleton Williams. es una persona desconocida que escribió un libro,por título THE LURE OF CASTILE.
Por los años 20 del siglo pasado estuvo un mes en Burgos, lo que le sirvió para enterarse más que otros autores después, de nuestro territorio. No solo escribe de los monumentos e historia de Burgos, sino que nos da alguna pincelada costumbrista de la época. y alguna que otra anécdota cuando es acompañada por una amiga burgalesa. Con ella visita los monasterios próximos, incluso va andando hasta los abandonados y ruinosos de Cardeña y Fredesval.


En una de las varias visitas que hizo a la Cartuja, fue acompañada por Pilar, que llegando al pie de la colina, antes de que el muro de la huerta del monasterio comenzara, le llamó la atención un arco por donde cruzaba la carretera.


Ves ese arco? Todo aquel que pase de rodillas por debajo, se casará antes de que termine el año. Miré la carretera de polvo y graba blanca y la pregunté ¿De verdad te lo crees? Desde luego que si, me contestó desafiante, y nada más decirlo arrodillándose cruzó bajo el arco sin importarle romper las medias* *


Yo me pregunto-- Interesante poder conocer que clase de medias.
De seda? ¿Similares a las de las modelos de Romero de Torres?


Y a continuación una pequeña lectura.

" El atractivo de Burgos no sólo está en sus monumentos: El campo que lo circunda también posee un gran interés, especialmente en julio y agosto, cuando se está en plena recolección, es el momento para conocer en plenitud al campesino castellano.

Las fincas ni tienen setos o tapias que las separen: da la impresión como si fuera todo una misma hacienda pero en realidad están divididas en numerosas y pequeñas propiedades.
Muy poco después de la salida del sol, los labradores se encaminan hacia sus tierras, en donde ocupan toda su jornada; las mujeres recias y bien parecidas llevan un ancho sombrero de paja para protegerse del sol, mientras los hombres llevan un mandil de cuero y blusas azules o negras.
La mies es cortada con la rudimentaria hoz, ya que las máquinas de segar o cosechar son totalmente desconocidas en los alrededores de Burgos.
Después sigue incluso, una más primitiva operación -la trilla- cuando el grano es separado de la espiga, utilizando un tipo de pesado 'trineo' de madera, tirado por bueyes, los cuales dan vueltas y vueltas en monótonos círculos. Generalmente son conducidos por las más ancianas, probablemente la abuela de la familia.
Más tarde tanto hombres como mujeres, separan el grano de la paja, recogido en montones, para luego lanzarlo al aire, produciendo cegadoras nubes de polvo.
Cuando todo esto se ha acabado, viene por fin, lo que para el campesino es la más importante operación. El grano es echado en sacos y cargado en burros y carros para llevarlo a la LLana de Afuera y ser vendido.
Es un simpático y bullicioso escenario, la adoquinada plaza durante la recolección, cada centímetro es ocupado por bueyes, mulas y burros, sin mencionar los grupos de familias campesinas, que reflejan en sus rostros ansiedad al ser el grano públicamente examinado y pesado en una antigua báscula y el resultado de la transacción anunciada al propietario. Pues de ello depende la prosperidad de su familia durante los meses venideros. "


Esta foto fue sacada en el 1953

























38 comentarios:

  1. y nada más decirlo arrodillándose cruzó bajo el arco sin importarle romper las medias

    Uy qué viva la Pilarín, vaya manera de echar los tejuelos, perdón los tejos, a nuestro escritor... para que luego digan que la mujer castellana, y por extensión la burgalesa, es fría y pudorosa... pues a mí me parece que lo de nuestra querida Pilar es una insinuación en toda regla.

    Me ha gustado la historia que nos ha mandado Miguel en esta ocasión; gracias de nuevo; nos quedamos a la espera de la próxima entrega ;)

    ResponderEliminar
  2. Pues si, pobre Pilar, como las mujeres no podemos predecir el futuro seguro que si sopesa el daño emergente (medias para la basura) y el lucro cesante (futuro matrimonio)no se hubiera arrastrado cual oruga. ;)

    ResponderEliminar
  3. bueno pero la descripción de la Llana, con sus campesinos vendiendo el trigo y las familias preocupadas por hacer una buena gestión es muy interesante, casi igual que ahora... los niños intentando gestionar bien la propina para conseguir el mayor número de cachis y cogerse un buen colocón, igualico, igualico....XD

    ResponderEliminar
  4. La foto es una bomba. Nos auto-convencemos constantemente de que estos no son nuestros orígenes porque nos avergüenza esta España profunda y mísera.

    Respecto de la morena de Julio de Torres, no creo que la protagonista tuviera semejante cuerpo, ni medias de seda ni nada parecido… (de acuerdo con las dos) Una oportunidad de salir de la mediocridad. Lo que hacen muchas mujeres por una vida mejor que a la postre se convierte en un infierno.

    Jajajaja Mafaldia muy descriptivo tu botellón y muy al pelo. ¡Qué horror! Mala cosa si empiezo a estar de acuerdo contigo.

    No tenéis desperdicio,¡vaya panda!

    ResponderEliminar
  5. Nos auto-convencemos constantemente de que estos no son nuestros orígenes porque nos avergüenza esta España profunda y mísera.

    Hola bipolar, no estoy muy de acuerdo con esto, yo por mi parte estoy bien orgullosa de estos orígenes que para nada me parecen de una España profunda y mísera, sino que representa simplemente la vida y la lucha de nuestros antepasados, a los que debemos agradecer todo lo que hoy tenemos.

    El texto es muy bonito, me llama la atención que la llana no ha cambiado tanto antes se vendian granos de cebada y ahora ya la sirven en cachis.

    ResponderEliminar
  6. Pues yo que quereis que os diga, cuando pasas por la flora un día cualquiera a primerita hora de la mañana (por la noche no vale) y ves la catedral ahí imponente, las calles empedradas, la fuente.. me da la sensación de que no ha pasado el tiempo.
    Soy una nostálgica!

    ResponderEliminar
  7. Ayla, quizás no lo he puesto porque creí que sobraba el comentarlo.
    La España profunda de los intelectuales exiliados, la guerra y sus secuelas, los años posteriores de pobreza y miseria, de censura, de abuso de poder, de dictadura. Estas situaciones frenaron el desarrollo económico y cultural. Esto no me enorgullece.

    ResponderEliminar
  8. Ahi si que estamos de acuerdo, a mi tampoco Bipolar. Como el post hacia referencia a los años 20 no entendia tu comentario. Gracias por la aclaración y completamente de acuerdo contigo. Un saludo

    ResponderEliminar
  9. pasas por la flora un día cualquiera a primerita hora de la mañana

    Mmmmm, qué gozada, con el suelo empedrado recién regado, todo limpio y reluciente y la gente marchando a sus quehaceres... la temporada que trabajé en aquella zona me sivió para saborear la ciudad de "otra manera" y darme cuenta de que existen muchos Burgos, y que hay que descubrirlos todos, porque cada uno de ellos merecen la pena.
    De lo que verdaderamente me siento orgullosa es de vivir en una ciudad como esta, hoy por hoy no la cambio por otra :)

    ResponderEliminar
  10. hoy por hoy no la cambio por otra :)
    Ni por otra en la que hiciera un poquito más de calor...???? por ejemplo. :)

    ResponderEliminar
  11. Lo que me parece más llamativo es que hoy quedan personas que venían a Burgos a vender, que pasaban el fielato con algún chorizo escondido para no tributar por el, que vendían ganado en el mercado...

    Hemos experimentado un cambio grandísimo en poco tiempo (ya se que soy un poco pesadita con el tema).

    Ah!, y gracias Miguel, como siempre muy interesante.

    ResponderEliminar
  12. ¿Más calor? ¿te parece poco lo que estamos teniendo estos días? El cambio climático es un hecho, no hay más que salir a la calle en mangas de camisa en pleno marzo para darse cuenta; pero aún cuando hace frío encuentras alicientes: las castañeras, el chocolate con churros, las siestitas debajo de la manta achuchado a alguien... siempre hay posibilidad de sacarle jugo a las situaciones ;)

    ResponderEliminar
  13. las siestitas debajo de la manta achuchado a alguien...

    Al padre Emilio!!!

    XDDD

    ResponderEliminar
  14. Hermana, ¿no te parece poco el rapapolvo que nos ha echado la madre y el duende? disimula, disimula, y el padre Emilio entre tú y yo ;)

    ResponderEliminar
  15. el padre Emilio entre tú y yo ;)

    Por aquí hay quien dice que había pensado apostatar pero que ya no...
    Pero para esas débiles de fe nada, el padre Emilio entre tú y yo, tienes razón ;D

    ResponderEliminar
  16. las siestitas debajo de la manta achuchado a alguien

    Aunque hay que reconocer que esto suena bien, muy bien...

    pero no al padre Emilio, claro...

    ResponderEliminar
  17. >¿Más calor? ¿te parece poco lo que estamos teniendo estos días?
    Ah es verdad hermana, que el otro día un grupo de novicias me han regalado una gorra que me va a venir muy bien, tengo un poco de fotofobia gorra para el paseo matutino
    Y como me vuelva a enterar que acosan al padre Emilio, preparense a la fresca

    ResponderEliminar
  18. Jur, me parece que más de una se está aficionando a la serie "La señora" (que para quien no lo sepa trata de los amores de una jovencita de buena familia con un diácono).

    La entrada me parece muy interesante, sobre todo por el texto de corte costumbrista. Estoy muy orgullosa de ser nieta de gente que se ganaba el pan con el sudor de su frente y que para Navidad le regalaban frutos secos, orejones de melocotón y alguna mandarina.

    ResponderEliminar
  19. preparense a la fresca
    eh¡ eh¡ eh¡ me refiero a la celda fresca, no a la sor fresca que ya vamos bastante serviditas en la congregación

    ResponderEliminar
  20. Madre, en vez de una gorra, lo que usted lleva parece una huevera... y no precisamente para poner los de las gallinas...

    ¿Es para provocar a las seguidoras del padre Emilio?

    ResponderEliminar
  21. ay huevera dice, con lo bien que me sienta, y el diseño tan atractivo que tiene....XDDDDD

    ResponderEliminar
  22. Con la fresca no queremos saber nada que nos quita al padre Emilio...

    ResponderEliminar
  23. Hay que reconocer que el padre Emilio está como para ascenderle al cargo de confesor personal...

    Slurps!

    ResponderEliminar
  24. Eso, que ya toca a demasiado poco como para repartir con la hermana sorpilingui...
    Y madre, a ver si nos compramos el Vogue en vez de la hoja parroquial porque su sentido de la estética y la moda se le ha anquilosado ;)

    ResponderEliminar
  25. Pues os fastidiais por avariciosas encima de libidinosas

    ResponderEliminar
  26. hasta me han dedicado una canción

    Ya... pero usted es más del rollo kumbaya...

    ResponderEliminar
  27. XDDDD
    Lo mejor es el arrobo con el que mira la mujercilla que hay detrás de la Kumbayera... es tremendo...

    ResponderEliminar
  28. Lo mejor es el arrobo con el que mira la mujercilla que hay detrás de la Kumbayera

    Pero es normal... es que da gloria verla cantar!!! (pero no tanta como ver al padre Emilio) XD

    ResponderEliminar
  29. Bueno majas me despido por hoy las obligaciones diarias me obligan a ello, el huerto, visperas, saturday night, chiki, chiki...
    Buen Fin de semana gamberras-os

    ResponderEliminar
  30. Vaya con Dios, madre, buen fin de semana y si tiene un ratín que no sabe qué hacer puede llamar al padre Emilio o, si no está libre, al padre Joaquín

    Bueno y de gamberr@s tenemos lo justo, ¿eh? tampoco hay que exagerar.

    Buen finde, hermosa

    ResponderEliminar
  31. Buen finde madre, haga caso a sorlibrarian, que el padre Joaquín parece de conversación más profunda...

    ResponderEliminar
  32. Hola. Cómo sois. Es como para daros de comer aparte. Hablando de partes, vayamos por partes. El arco en cuestión estaba al final de la Quinta, antes de llegar a Puertas Verdes y a la Cartuja. Ahora lo han movido de sitio. La leyenda era que si se pasaba por debajo arrodillada, se conseguía marido, algo que muchas hicieron, o sea lo de pasar (lo del marido no se sabe). La descripción de la siega, la bielda y la trilla son muy correctas. BIPOLAR tiene más razón que un santo, en este caso una santa, y a mí no me avergüenzan esos orígenes de castellano que en los años 40 y 50 vivía engañado y en la miseria. Así que no digamos en los 20. Buscaré el libro, pues tengo interés. Gracias a todos. Un saludo

    ResponderEliminar
  33. el padre Joaquín parece de conversación más profunda

    Eso, ya que los atributos mundanos no la tientan, veamos con esa "profunda" conversación XDDD

    Buscaré el libro, pues tengo interés

    Buena caza, si lo localizas dános noticias; a mí también me interesa :D

    ResponderEliminar
  34. Me apunto el libro.
    Jo, lo que tenían que hacer las chicas casaderas.

    ResponderEliminar
  35. no me avergüenzan esos orígenes de castellano que en los años 40 y 50 vivía engañado y en la miseria. Así que no digamos en los 20.

    Es que nos parecen tiempos muy remotos y realmente no lo son, nuestros padres, abuelos los han vivido..., y es verdad ¿qué iban a saber de como se vivía en el resto de Europa? aislados, sin medios de comunicación... hoy por hoy toda la recua de Ingleses que pasaron por Castilla verían con cierta envidia como españa está a la altura de su tierra o mejor... yo que estuve de au-pair (año 1992) en una casa espantosa (vieja con el servicio en la cocina de 3m enmoquetada...) sin palabras... y los pobres ingleses me querían enseñar como funcionaban los grifos, la tostadora, y la lavadora...

    ResponderEliminar
  36. Hola. Pues sí, MAFALDIA. Es yo he hecho la trilla de chaval. Lo contaré algún día. El único cuidado que debía tener era recoger la mierda de los bueyes con una pala, para que no cayese al trigo y lo ensuciase, y dejarla en un montón que luego utilizaban de estiércol. La cagada de los bueyes pesaba un huevo. De verdad. Un saludo. Manzacosas

    ResponderEliminar

Nos encantan los comentarios y que nos cuentes lo que quieras.