viernes, 29 de junio de 2018

Ecología o catástrofe (Janet Biehl y Murray Bookchin)


Desde que leí la noticia de que se iba a editar en España la obra de Janet Biehl (1953) sobre la vida de Murray Bookchin(1921-2006), estuve atento a su salida y, cuando esta se produjo el año pasado, una amable bibliotecaria la pidió para la biblioteca del barrio (con lo que creo que esta se ha beneficiado). Janet y Murray se conocieron a mitad de los años ochenta y, desde entonces, establecieron una confraternización que llevó a la pensadora y al ya (re)conocido ecologista libertario a extenderla a los ámbitos de la edición.
Bookchin fue pionero, en 1962, con Our Synthetic Environement, en alertar sobre los pesticidas y la agricultura industrial, el agotamiento del suelo, La contaminación del aire y del agua, la deforestación, la energía nuclear y el advenimiento del calentamiento global, anticipando la necesidad de destetarnos de los combustibles fósiles. Aunque sería la obra de la liberal Rachel Carson, Primavera silenciosa, también de 1962, pero mucho más estrecha y pacata, la que se llevara la gloria, lo que redundó en detrimento del movimiento social ecologista, pues acercó a la gente al umbral de las preguntas cruciales sobre la sociedad y el planeta, pero les hizo ignorarlas.
Janet Biehl, eligiendo un título bimembre, dicotómico, como ya hiciera Rosa Luxemburg con Socialismo o barbarie, realiza un trabajo impresionante con la vida de su compañero desde que la familia judía de este emigrara a Estados Unidos desde Rusia. Él creía que las ideas podían hacer avanzar la historia; si tienes una idea político-social adecuada, la gente puede hacerla suya y puede ponerla en práctica. Su escuela de Vermont enseñaba a cultivar de forma orgánica, construir instalaciones solares y eólicas, y crear huertos urbanos.
[Salud. A la espera de que la Vida enseñe ecología social a quienes gobiernan la res publica. La ilustración es de Arkhip Kuindzhi].

6 comentarios:

  1. Supongo que un idealista, un visionario, otro más que quedó en la estacada. Las buenas ideas aplicadas por los humanos dejan de ser tan buenas, y a veces se convierten en algo mucho peor. Lástima de nuestra instalaciones solares...por ejemplo. No conozco la obra. Feliz julio, con sus fiestas. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Efectivamente, Esther, las ideas llevadas a la práctica pueden producir efectos contrarios a los que pretendían. Podemos controlar, más o menos, a pequeña escala, pero cuando pasamos esa dimensión ya no se sabe.

      Abrazos.

      Eliminar
  2. La verdad que impresiona la lucidez de esta gente que llega a planteamientos semejantes con anticipación. Tanta que muchas personas morirán después sin haberlo "catado".

    Saludos y excelente libro (parece).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, podemos decir que un 80% del personal vive ajeno a semejantes planteamientos.

      Saludos.

      Eliminar
  3. Catástrofe o ecológia? Hay que llegar a un equilibrio para poder seguir viviendo. El progreso es así...es interesante tu post.
    Saludos

    ResponderEliminar
  4. Los equilibrios, Karin, efectivamente, son necesarios.

    Saludos.

    ResponderEliminar

Nos encantan los comentarios y que nos cuentes lo que quieras.