lunes, 21 de enero de 2019

Teatro en Escena Abierta (Arma de construcción masiva)

Hace unos días releí varios artículos de cuando Ishiguro fue premiado con el Nobel. Una de ellas se felicitaba por la variedad literaria de que goza la novela inglesa, al tiempo que se lamentaba de la esterilidad a que está llevando el realismo a la española. Yo no soy tan determinante; creo que hay piezas valiosas en la creación patria actual. El teatro (experimental) es otro cantar; bebe mucho de cotidianidad. Es lo que sucede al presenciar la obra de teatro Arma de construcción masiva, interpretada por el grupo barcelonés José y sus hermanas, dentro del Festival Escena Abierta.
Una amiga, a la salida, mostraba la indignación que le habían provocado ciertas referencias a la actualidad catalana. Yo le quité hierro, por aquello de no desperdiciar la noche del viernes en estados de ánimo vacuos e inútiles. La obra, centrada en la educación a la que estamos sometidos en diferentes ámbitos del desarrollo personal, tiene sus reflexiones válidas, aunque es cierto que aquí y allá ─no sé si de manera consciente─ suelta afirmaciones que se asemejan a un mandala simple soterrado en su territorio escénico.
Así, es el gobierno central (y no el autonómico u otro) el que manipula los métodos pedagógicos; o resulta que algunos políticos han sido obligados a salir del país; o el referéndum represaliado de octubre deviene en noticia clave de la existencia. Además, es un empresario barcelonés de apellido García el que se ha lucrado, en connivencia con las autoridades franquistas, en la construcción de material escolar durante la época en que a Cataluña se la llamaba la novena provincia andaluza. (Por no hablar de que a Ferrer y Guardia se le ha sacado del anarquismo y lo han convertido en socialista y republicano).
En fin, el este teatro es asunto de proximidad y se construye en cada calle. Es lo que hay.
[La fotografía es el Grupo José y sus hermanas].

11 comentarios:

  1. Es cierto, el teatro sirve para mostrar la calle, al tiempo que para movernos a actuar.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Hay momentos y obras para todo, y sí el teatro también tiene que mostrar lo que está pasando y servirnos para imaginar otras realidades. La libertad para expresarse, para poder decir sin miedo a ser represaliado y acabar en prisión por letras de canciones o viñetas que tocan a lo intocable, creo que aunque no nos guste es importante respetar la libertad de expresión.
    Por desgracia la manipulación de los ciudadanos es una constante, nos "envenenan" por todos lados y cuesta mucho poder saber qué está pasando realmente y qué es ficción de unos y otros.
    Me parece una muy buena opción la que tomaste.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Conxita. Escribir sobre ello o ignorarlo es una decisión algo complicada. Mucho más si se desea hacer en un espacio tan limitado.

      Besos.

      Eliminar
  3. Nada me sorprende, aquí todo está contaminado por el nacionalismo. Vivo en un exilio interior para no mosquearme cada dos por tres, no merece la pena.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No me extraña, Laura. Creo que me sucedería lo mismo.

      Y tienes razón, no merece la pena emplear nuestra (hermosa) energía en ello.

      Abrazos.

      Eliminar
  4. Siempre que paso por aquí, aprendo de tus entradas y esta me recuerda que hace tiempo no voy al teatro, un buen representante de la realidad.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vale, Ele, pues ya sabes que puedes acercarte cuando lo desees.

      También tus espacios son apetecibles.

      Abrazos.

      Eliminar

Nos encantan los comentarios y que nos cuentes lo que quieras.